" async>

Modificado por Redacción

Colmena abierta y llena de abejas, preparada para llevar a cabo el metodo padgen de control de enjambres

Una colmena muy fuerte, preparada para el enjambre artificial. Foto: Jordan Schwartz, en Flickr.

El método Pagden de control de enjambres y producción de nuevas colmenas es un sistema que se utiliza desde hace más de un siglo y sigue siendo muy eficaz. Te lo explicamos.

James Pagden fue un apicultor británico que vivió en el siglo XIX. A él se debe el llamado método Pagden de control de enjambres, un sistema para evitar la enjambrazón y multiplicar las colmenas que ha dado lugar a infinidad de variantes.

Hoy en día, todavía es un sistema de control de la enjambrazón que se utilizan en muchos lugares, especialmente en el Reino Unido y Estados Unidos. Para muchos, es el método original de hacer núcleos, del que “beben” muchas otras variantes, así que Pagden podría ser considerado como el padre del enjambre artificial.

En este artículo te explicamos qué es el método Pagden de control de enjambres y cómo puedes utilizarlo para evitar que tus colmenas enjambre y, de paso, aumentar el número de colonias en tu apiario.

ÍNDICE DEL ARTÍCULO
1 – Qué es el método Pagden
2 – Cómo se utiliza el método Pagden
para hacer núcleos
3 – Ventajas del método Pagden
de control de la enjambrazón
4 – Bibliografía empleada

Sin duda, James Pagden debería estar entre los apicultores más famosos de la historia. Sin embargo, su nombre no es tan conocido como el de Langstroth, Layens o Dadant. Sin embargo, sus aportaciones al manejo apícola resultaron de una influencia tal que llega a nuestros días. Así es el sistema que inventó para impedir la marcha de enjambres.

1 – Qué es el método Pagden

Hasta que James Pagden popularizó su método para conseguir enjambres artificiales, los apicultores solo tenían dos formas para multiplicar sus colonias: esperar a la salida de un enjambre natural o forzar esa salida, como tan bien ha documentado Eugenio Monesma en sus vídeos sobre apicultura tradicional.

Sin embargo, con la llegada de las colmenas de cuadros móviles, especialmente las Langstroth, la capacidad de producción de las abejas se multiplicó. Y, al tiempo, los apicultores se dieron cuenta de que la salida de un enjambre tenía un efecto catastrófico en la producción, que se reducía notablemente.

Una de las primeras y más ingeniosas e influyentes soluciones al problema de la enjambrazón la propuso James Pagden con su método de control de enjambres. Este apicultor había nacido en 1814 en Sussex, al sur de Inglaterra. Además de cuidar de sus abejas, fabricaba y vendía material apícola, y estaba obsesionado con lograr grandes producciones con inversiones muy bajas en materiales.

Así, hacia en 1868, apenas cuatro años antes de su muerte en 1872, publicó un librito de apenas 40 páginas con el título “70 libras por año: cómo lo he logrado con mis colmenas”. La obrita tuvo un éxito fulgurante y se tiraron 19 ediciones en solo unos meses.

En este libro, Pagden explicaba, por ejemplo, cómo hacer colmenas baratas reutilizando los cajones de queso americano, muy popular en la época. Estos cajones se colocaban a modo de alzas sobre colmenas de paja, con lo que el conjunto era realmente económico.

Con el manejo de esas colmenas baratas, descubrió que podía impedir que la colonia enjambrara y, por tanto, evitar la dañina marcha de enjambres.

Para ello, diseñó un método que, con el tiempo, se ha convertido en el “padre” de los métodos para hacer enjambres artificiales y, por tanto, la base para trabajar con núcleos. Por supuesto, el sistema original de Pagden, con cajones de queso y colmenas de paja, pronto quedó superado por las colmenas más modernas, pero la idea básica sigue siendo la misma: separar abejas nodrizas de abejas pecoreadoras.

dos colmenas para realizar el metodo padgen de control de enjambres

Dos colmenas juntas, la posición idónea para este método. Foto: Emma Jane, en Flickr.

En realidad, es la base para muchos métodos de hacer núcleos que se utilizan hoy en día, como el método del cazanodrizas, el método de hacer núcleos sin buscar la reina, el de hacerlos sin cambiar de colmenar o, incluso, la enjambrazón natural dirigida, que es realmente parecido, aunque produce tres nuevos núcleos en lugar de uno como el sistema de Pagden.

2 – Cómo se utiliza el método Pagden para hacer núcleos

Para poner en práctica el método de James Pagden, lo primero es ser capaz de detectar que una colmena está a punto de enjambrar. Como decimos siempre, hay muchos síntomas que anuncian la salida de un enjambre, pero hay uno definitivo: la presencia de celdas reales ya selladas en la colmena.

Si se detectan las realeras preparadas, la salida de las abejas y la reina vieja es inminente y es el momento de aplicar el método Pagden de control de enjambres. Tiene los siguientes pasos:

1 – Equipo necesario. Para poner en marcha el sistema, será necesaria una colmena vacía en la que se hayan dispuesto algunos cuadros de cera ya estirada y otros con cera estampada. Necesitaremos caja, pie, entretapa y tapa.

2 – Retirar la colmena madre. La colonia que está a punto de enjambrar se aparta de su posición original y se deja al lado de la nueva, a una distancia de más o menos medio metro. En su lugar se coloca la colmena vacía con la piquera abierta. Las pecoreadoras que llegan buscando la colmena original empiezan a entrar a la nueva.

3 – Buscar la reina. En la colmena madre se localiza la reina. Esta tarea resulta más sencilla si está marcada. Una vez encontrada la reina, se coloca sobre un panal que de cría abierta y nodrizas. Es muy importante que ese panal no contenga celdas reales.

marcando una abeja reina para hacer el metodo padgen de control de enjambres

Las reinas marcadas ayudan a un manejo más sencillo. Foto: Quisnovus, en Flickr.

4 – La reina, a la colmena nueva. Ese panal de cría, nodrizas y reina vieja se introducirá en la colmena nueva, que está en la posición original y recibe a todas las pecoreadoras.

5 – Completar cajas. La colmena nueva, se completa con los panales estirados y estampados que estaban preparados. En la colmena madre, el hueco que ha quedado se rellena con uno de esos cuadros de cera estampada. Si había muchas realeras listas para nacer, conviene reducir su número a solo dos. Si se dejan más, hay riesgo de que después salgan jabardos. Las celdas que se vayan a retirar se pueden destruir o ser utilizadas para otros núcleos o colmenas que requieran recambio de reinas.

6 – Las alzas. Si en la colmena madre había alzas ya con miel, se colocarán sobre la colmena nueva, siempre separando las alzas de la cámara de cría con un excluidor de reinas.

panal de abejas preparadas para realizar el método padgen de control de enjambres

El panal con la reina, en la colmena nueva. Foto: Fuzzy Gerdes, en Flickr.

7 – Tapar las colmenas y esperar. El resultado de este manejo es sencillo: se han separado las nodrizas (que se quedan en la colmena vieja) de las pecoreadoras, que irán pasando todas a la nueva. La reina, acompañada de un pequeño séquito de nodrizas y de todas las abejas adultas, configura realmente un enjambre artificial que, rápidamente, irá llenando la nueva caja. En la colmena antigua, las nodrizas cuentan con casi toda la cría para producir una nueva reina y garantizar el relevo. Es, en esencia, un núcleo ciego de gran tamaño.

8 – Nuevo cambio de posición. Siete días después de configurada la división, la colmena vieja se cambia de posición y se coloca al otro lado de la nueva. Para ese momento, habrá nacido gran parte de la cría que se quedó en ella y buena parte de sus nodrizas serán ya pecoreadoras. Además, habrá varias reinas ya en sus celdas reales. La idea de este movimiento es “despistar” nuevamente a las pecoreadoras y reforzar con ellas la colmena nueva, que todavía está desarrollando su primera generación de cría. De paso, al dejar otra vez solamente nodrizas en la colmena nueva, se corta cualquier intento de enjambrar una vez nazcan las princesas. Es decir, se acaba con su fiebre de la enjambrazón definitivamente.

9 – Inspección de control. Pasados 21 días desde la división, toca revisar las colmenas. En la nueva colonia, la reina habrá desarrollado ya una gran cantidad de cría y su colonia será fuerte gracias a la gran cantidad de pecoreadoras. Así, la capacidad de cosecha no se habrá visto dañada por la salida de un enjambre, puesto que todas las abejas adultas han seguido trabajando juntas.
Por su parte, la colmena madre contará ya con una nueva reina que habrá empezado a poner o estará a punto de hacerlo. Es el momento de verificar esa puesta y su calidad. Y, si es preciso, estimular a la colonia con alimento líquido para animar a la nueva reina en su puesta. Este enjambre artificial, o gran núcleo, contará también con una población muy fuerte, ya compuesta en su mayoría por pecoreadoras que rápidamente harán acopio de reservas.

3 – Ventajas del método Pagden de control de la enjambrazón

Como se puede intuir por el detalle que se ha hecho en el punto anterior, el método Pagden para hacer enjambres artificiales presenta bastantes ventajas. Aunque cabría hablar de sus muchas evoluciones y sus beneficios, en su forma más tradicional, que es la que se ha explicado arriba, ofrece estas ventajas.

1 – Sencillez. El de Pagden es un sistema de trabajo muy simple. No requiere cría de reinas, ni grandes conocimientos. La parte más difícil es encontrar la reina, algo que cualquier apicultor mínimamente experimentado es capaz de hacer.

2 – Poco material. Por su propia sencillez, el método de Pagden para el control de enjambres apenas requiere material. No son necesarios portanúcleos, ni tableros de ningún tipo, ni excluidores de reinas u otros materiales. Con una colmena es suficiente para poner en práctica el sistema de manejo.

3 – Reversibilidad. Si no se quiere aumentar el número de colmenas y solo se quiere evitar la enjambrazón, la división de Pagden se puede revertir cuando se ha acabado con la “fiebre” del enjambre. Basta con eliminar la reina de la colmena madre y reunir ambas cajas en una sola colmena, separadas con un papel de periódico, como se explica en el método de unir colmenas. Como ambas colonias están juntas, la confusión en las abejas durará muy poco y se logrará una única colmena de enorme vigor.

colmena muy poblada, lista para el metodo padgen de control de enjambres

Las colmenas tienen que estar muy fuertes. Foto: Emma Jane, en Flickr.

4 – Sin cambiar de colmenar. Como todo el manejo sucede alrededor de la posición original de la colmena madre, no es necesario llevarse núcleos a otras ubicaciones, ni siquiera alejarlos varios metros dentro del propio colmenar, lo que es una gran ventaja para apicultores que no dispongan de mucho espacio o de ubicaciones alternativas.

5 – Conserva toda la energía y protege la cosecha. Ambas divisiones conservan gran fuerza. La nueva colonia con la reina, porque se queda con todas las pecoreadoras. La nueva colmena, porque cuenta con gran cantidad de cría y recursos.

imagen promocional boletín newsletter apicultura y miel

Apúntate a nuestra newsletter y no te pierdas nada

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo toda la información sobre
la apicultura y que no se te escape nada.
             ¡Es gratis! 

6 – Permite variantes. El método de Pagden ha sido la base para una gran cantidad de sistemas de producción de núcleos. Por eso, admite muchas variantes. Por ejemplo, en la colmena madre se puede introducir una reina para no esperar a que la desarrollen las abejas o para no depender de las reinas de enjambrazón que están en las celdas reales.

¿Qué te parece el método de Pagden para el control de enjambres? Aunque es uno de los sistemas más antiguos para producir enjambres artificiales o núcleos, parece que sigue siendo eficaz para controlar la enjambrazón. ¿Qué opinas? Cuéntanoslo en los comentarios.

4 – Bibliografía empleada

Biri, Melchiorre & Prats, Carmen (1988) El gran libro de las abejas. Barcelona: Editorial de Vecchi.

Davis, I. & Cullum-Kenyon, R. (2013) The BBKA Guide to Beekeeping. Londres: Bloonsbury Publishing.

Fraser, H.M. (1957) Beekeeping in the British Isles from 1850 To 1900. Bee World, 38(7), 169-182. DOI: 10.1080/0005772X.1957.11094998

Jean Prost, Pierre (2007) Apicultura. Conocimiento de la abeja. Manejo de la colmena. Barcelona: Editorial Mundi Prensa.

Lasanta, Eugenio (2018). Apicultura práctica tradicional y moderna: La esencia en el hexágono. Madrid: Liber Factory.

Pagden, J. (1868) £70 a year – How I make it by my bees. Londres: Barret and Sons.

Robles, Elena & Salvachúa, Carmelo (2012) Iniciación a la apicultura. Tecnología y calendario. Madrid: Editorial Mundi Prensa.

Salvachúa, Carmelo & Robles, Elena (2003) Manual de apicultura práctica. Sector apícola Galego.

Wilson, Noah (2014) La abeja. Una historia natural. Librería Universitaria de Barcelona: Barcelona.

libros de apicultura

libros de apicultura

libros de apicultura