Modificado por Redacción

dos ácaros de varroa, al microscopio, se utilizarán rayos láser contra la varroa

Ácaros de varroa, bajo el microscopio. Foto: Forest and Kim Starr, en Flickr.

¿Te imaginas colocar un pequeño cañón de rayos láser dentro de tus colmenas para que mate a la varroa? No, no es ciencia ficción, es solo ciencia. La Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, trabaja seriamente en el desarrollo de un láser contra la varroa. Te lo contamos.

Cuando oímos hablar de disparos de rayos láser, pensamos inmediatamente en películas como Star Wars o Star Trek. Sin embargo, el uso de esta tecnología ya no es algo propio del cine fantástico. Cada vez más industrias han ido incorporando el láser, desde el ámbito militar, a sectores tan dispares como la estética, la construcción, la medicina o el procesado de materiales. Y ahora parece que podría llegarle el turno a la apicultura.

Esa es, al menos, la idea que proponen unos investigadores de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, que trabajan en el desarrollo de dispositivos láser capaces de neutralizar con sus “disparos” a los ácaros de varroa, uno de los grandes enemigos de las abejas.

Sigue leyendo para saber qué propone los científicos neozelandeses y cómo pretenden convertir las colmenas en lugares vigilados por pequeños cañones de rayos láser contra la varroa.

ÍNDICE DEL ARTÍCULO
1 – Láser contra la varroa, cómo funciona
2 – Qué es un rayo láser
3 – La piquera, elemento clave en el cambio
en la apicultura
4 – Nuevos enfoques en la lucha contra
la varroa
5 – Bibliografía empleada

La idea de utilizar el láser contra la varroa puede sonar muy extraña. Sin embargo, forma parte de una oleada de nuevas tecnologías que, cada vez más rápido, se están incorporando a la apicultura. En nuestros días, balanzas inteligentes, sensores de todo tipo y, en general, la apicultura de precisión, son conceptos habituales para los apicultores. Ahora llega el láser.

1 – Láser contra la varroa, cómo funciona

La propuesta de luchar contra la varroa a “golpe de láser” no llega de cualquier parte. La plantan Francesco Merola y Cather Simpson, investigadores del prestigioso laboratorio Photon Factory, de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda. Su investigación se desarrolla de la mano de la empresa de tecnología e investigación agrícola Plant & Food, también neozelandesa. Además, participan asesores de Apiculture New Zealand, de Comvita (una de las mayores empresas apícolas del mundo) y de la industria apícola maorí (nativos de Nueva Zelanda).

El país austral es una de las mayores potencias mundiales en apicultura: está entre los principales exportadores y cosecha alguna de las mejores y más premiadas mieles del mundo, como la miel de manuka. Además, Nueva Zelanda, junto con Australia, ha sido uno de los últimos bastiones apícolas libres de varroa. El ácaro no llegó a esta gran isla hasta 2007.

Desde entonces, sus científicos, como los de otros muchos países, trabajan en buscar soluciones para frenar a la varroa, uno de los problemas de salud más graves de cuantos sufren las abejas. Sin embargo, lo que propone ahora el equipo de Merola y Simpson supone un enfoque radicalmente distinto a todo lo planteado en otros lugares: utilizar el rayo láser contra la varroa.

La idea es simple: colocar dentro de las colmenas pequeños ‘cañones’ láser que, gracias a un  potente software de reconocimiento de imágenes, serían capaces de detectar a las varroas cuando van agarradas al abdomen o al tórax de las abejas. Una vez reconocido el ácaro, el dispositivo dispararía un pequeño rayo láser de precisión extrema que impactaría sobre el parásito y lo mataría o inhabilitaría.

Los científicos consideran que el lugar perfecto para ubicar estos láseres serían las piqueras: así, cuando una abeja entre portando una varroa, se dispararía el rayo.

la investigadora Cather Simpson quiere utilizar rayos láser contra la varroa

Cather Simpson, en su laboratorio. Foto: Universidad de Auckland.

 

Parece sencillo de explicar, aunque quizá no sea tan fácil de implementar. Sin embargo, los investigadores de Photon Factory esperan tener un prototipo operativo en dos años y, si todo va bien, comercializarlo en cinco años.

Para lograrlo, cuentan con una subvención de un millón de dólares otorgada por el Fondo Endeavour del Ministerio de Negocios, Innovación y Empleo del Gobierno de Nueva Zelanda, un ejecutivo especialmente sensible a los problemas de la apicultura.

“Nuestro objetivo es liberar a las abejas para que realicen su importante trabajo agrícola permitiendo que las colmenas vuelvan a prosperar y sean hogares más resilientes y saludables para las abejas”, dice Merola, que va a probar diferentes modalidades de rayos láser.

Su compañera, Cather Simpson señala que “es un proyecto ambicioso que marcará la diferencia en todo el mundo si tenemos éxito”.

traje de apicultor oz armour

2 – Qué es un rayo láser

Seguro que has visto muchas veces rayos láser en la televisión o en el cine. Y, quizá, en otras aplicaciones industriales o médicas. Pero ¿sabes qué es el láser, la tecnología que proponen utilizar en Nueva Zelanda contra la varroa?
Imagina un rayo de luz tan puro, tan intenso y preciso que puede cortar metal, leer información en un disco o incluso guiar un misil. Ese es el poder del láser, una tecnología nacida de la física cuántica que ha revolucionado nuestra forma de interactuar con la luz.

En esencia, un láser es un amplificador de luz. A diferencia de una bombilla incandescente, que emite luz de forma aleatoria, un láser utiliza un medio activo, como un gas o un cristal, para amplificar la luz de forma controlada.

Las propiedades únicas del láser lo convierten en una herramienta de enorme valor en diversos campos. Su monocromaticidad, es decir, su color puro, permite aplicaciones como la lectura de códigos de barras o la cirugía láser ocular. Su direccionalidad, la capacidad de concentrarse en un punto minúsculo, lo hace ideal para el corte y la soldadura de precisión. Y su intensidad, miles de veces mayor que la luz solar, lo convierte en una fuente de energía versátil para comunicaciones, medicina e incluso investigación científica.

El funcionamiento del láser se basa en la emisión estimulada. En este proceso, un fotón, una partícula de luz, induce a otro átomo a emitir un fotón idéntico. Esta interacción en cadena amplifica la luz, creando un rayo láser intenso y monocromático.

Los tipos de láseres son tan diversos como sus aplicaciones. Desde los láseres de gas helio-neón que encontramos en los lectores de CD hasta los láseres de alta potencia utilizados en la industria aeroespacial, cada tipo tiene sus propias características y usos específicos.

Ahora, parece que los rayos láser podrían tener un papel destacado en la apicultura, una rama de la ganadería que siempre ha sido un vector de tecnificación y de conocimiento para el sector agrario de cualquier país.

3 – La piquera, un elemento clave en el cambio en la apicultura

La idea de los investigadores neozelandeses tiene un punto en común con otros enfoques en torno a la varroa: la piquera. Cada vez más, la piquera, el punto de paso común para la inmensa mayoría de los habitantes de la colmena, es importante y estratégica, tanto en manejos alimenticios, como sanitarios e, incluso, simplemente para monitorizar las colmenas.

Utilizar la puerta de la colmena para luchar contra la varroa es lo que proponen también soluciones como ZeroVarroa, una empresa española que ha desarrollado una piquera que obliga a las abejas a pasar por un cepillo. Ese dispositivo barre las varroas del cuerpo de las obreras y los ácaros caen a una trampa.

Otra empresa que se ha propuesto reinventar la piquera es Best for Bees, una firma canadiense que ha presentado una revolucionaria “puerta” para las colmenas. Su dispositivo, del que hemos hablado a fondo en Apicultura y Miel, obtuvo un premio en el pasado congreso de Apimondia, en Chile. Se trata de una piquera multifunción que, entre otras cosas, permite aplicar tratamientos contra varroa.

entradas cónicas en una piquera multifunción

Entradas y salidas cónicas.

También sobre la piquera actúa el sistema de conteo de abejas de BroodMinder, empresa francesa especializada en monitorizar colmenas. Su dispositivo para contar abejas, denominado Bee-Dar, se coloca sobre la piquera y es capaz de contar cuántas abejas la cruzan. Para ello, utiliza tecnología de radar y, además, es capaz de escuchar el sonido de la colmena.

Otras empresas fabricantes de material apícola, como Anel o Lyson, también innovan en el diseño de sus piqueras, de forma que resulten más prácticas y fáciles de manejar.

4 – Nuevos enfoques en la lucha contra la varroa

Esta propuesta de emplear un láser contra la varroa se suma a las muchas otras que, sin pausa, se unen a la batalla contra Varroa destructor, un ácaro que se ha convertido en el mayor quebradero de cabeza de los apicultores.

Cabría entender que esta innovación se incluiría entre los medios mecánicos de lucha contra varroa. Entre estos sistemas estaría también el cepillo de ZeroVarroa y, sobre todo, el fondo sanitario, una de las herramientas más útiles en este combate. Otras técnicas, como el enjaulado o el anillado de reinas, o rascar la cría, serían enfoques que combinarían medios mecánicos con tratamientos veterinarios acaricidas, sean de origen natural (ácido oxálico, ácido fórmico) o basados en moléculas sintéticas.

Con todo, disparar a la varroa con un láser, barrerla con un cepillo o matarla con un acaricida son métodos de tratamiento basados en una idea central: el ácaro de varroa debe estar en fase forética. Es decir, habrá salido de la celdilla de cría donde se reproduce y viajará, a lomos de una abeja, por la colmena y también por el exterior.

ácaros de varroa sobre una larva de abeja.

Un ácaro de varroa sobre una larva. Foto: Forest and Kim Star, en Flickr.

Solo cuando la varroa está así, a la vista, es vulnerable. En cambio, si está escondida en una celda, alimentándose de una abeja en forma de pupa, es muy difícil eliminarla.

Recientemente, en la Feria Meliza, en Zamora, la experta en varroa Nuria Morfin, de la Universidad de British Columbia, en Canadá, explicaba la importancia de interrumpir la cría de las reinas para lograr periodos sin celdas de cría operculadas, lo que facilitará los tratamientos (incluso el hipotético uso de láser). Morfin, además, insistía en la importancia de hacer test periódicos para detectar la varroa y decidir si es necesario tratarla. Para esta experta, cualquier colmena con más de un uno por ciento de infestación ya debe recibir un tratamiento.

imagen promocional boletín newsletter apicultura y miel

Apúntate a nuestra newsletter y no te pierdas nada

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo toda la información sobre
la apicultura y que no se te escape nada.
             ¡Es gratis! 

Con todo, la idea que llega de Nueva Zelanda sigue sonando un tanto a literatura futurista. Sin embargo, permite comprender el enorme esfuerzo que la comunidad científica lleva a cabo en todo el mundo para estudiar mejor la varroa y plantear nuevas soluciones. Si los científicos de Auckland lo consiguen, quizá en unos pocos años nos acostumbremos a utilizar rayos láser contra la varroa en nuestras colmenas. ¿Qué opinas? Cuéntanoslo en los comentarios.

5 – Bibliografía empleada

Biri, Melchiorre & Prats, Carmen (1988) El gran libro de las abejas. Barcelona: Editorial de Vecchi.

Jean Prost, Pierre (2007) Apicultura. Conocimiento de la abeja. Manejo de la colmena. Barcelona: Editorial Mundi Prensa.

Lasanta, Eugenio (2018). Apicultura práctica tradicional y moderna: La esencia en el hexágono. Madrid: Liber Factory.

Robles, Elena & Salvachúa, Carmelo (2012) Iniciación a la apicultura. Tecnología y calendario. Madrid: Editorial Mundi Prensa.

Salvachúa, Carmelo & Robles, Elena (2003) Manual de apicultura práctica. Sector apícola Galego.

Wilson, Noah (2014) La abeja. Una historia natural. Librería Universitaria de Barcelona: Barcelona.

libros de apicultura

libros de apicultura

libros de apicultura