Modificado por Redacción

Varroa destructor sobre una ninfa de abeja.

Detalle de la varroa adulta sobre el cuerpo de una abeja ninfa. Foto: Gilles San Martin.

Una nueva investigación científica amplía los conocimientos sobre el ciclo de vida de la varroa: descubren que también se alimenta de hemolinfa. Otro trabajo relaciona el resellado de celdas de cría con una mayor resistencia ante varroa.

La investigación científica sobre la varroa, uno de los mayores enemigos de las abejas, no se detiene y da cada vez más y mejores resultados. Los científicos tratan de conocer al detalle el ciclo de vida del ácaro, para, de esa forma, encontrar formas más eficaces de combatirlo.

Ahora, una investigación profundiza en los ‘hábitos alimenticios’ de la varroa y señala que, además de alimentarse de los cuerpos grasos de la abeja, varroa se alimenta también de la  hemolinfa de las abejas obreras, algo que se había descartado en experimentos anteriores.

Otro artículo científico reciente publica los resultados de una investigación que demuestra que la varroa tiene más dificultades para sobrevivir en aquellas colonias que abren y resellan más las celdas de cría.

Sigue leyendo para conocer estos dos avances que abren nuevas posibilidades en la lucha contra la varroa.

ÍNDICE DEL ARTÍCULO
1 – Varroa se alimenta también de la
hemolinfa de las abejas
2 – Resellado de la cría: signos de resistencia
contra varroa
3 – Varroa: una batalla constante
contra un parásito implacable
4 – Bibliografía empleada

La primera investigación se titula ‘La etapa de la historia de vida determina la dieta de los ácaros ectoparásitos en sus abejas hospedadoras’ y se ha publicado en la revista Nature Communications, parte del prestigioso grupo Nature. La firman Bin Han, Jiangli Wu, Qiaohong Wei , Fengying Liu , Lihong Cui , Olav Rüppell  y Shufa Xu, investigadores del Investigación Apícola de China, el Centro de Análisis Biomédico de China y el Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Alberta, en Canadá.

1 – Varroa se alimenta también de la hemolinfa de las abejas

En su trabajo, este equipo chinocanadiense ha tomado el relevo de una investigación muy conocida, la que dirigió Samuel Ramsey en 2019, cuando él y sus colaboradores descubrieron que los ácaros de varroa se alimentan de las partes grasas de los cuerpos de las abejas.

Aquel descubrimiento fue muy impactante, puesto que, hasta entonces, se pensaba que varroa extraía la hemolinfa de la abeja, el líquido que hace las veces de sangre en este insecto antófilo.

Ahora, el grupo de Rüppel y los científicos chinos ha continuado explorando en esa dirección y ha llegado a una conclusión también sorprendente: además de los cuerpos grasos, la varroa también se alimenta de la hemolinfa.

Sin embargo, esta investigación demuestra algo muy interesante: el ácaro cambia de dieta en función de su edad y situación. En un momento de su vida, cuando está en etapa reproductiva dentro de la celda de cría de una abeja, se alimenta de la hemolinfa. Después, cuando emerge de la celda y entra en la llamada fase forética (va enganchada al abdomen o el torso de una abeja adulta para trasladarse), entonces se alimenta de la gras.

Para llegar a este descubrimiento, los científicos analizaron las heridas que producen las varroas en las abejas adultas y pupas larvales al “pincharlas” para alimentarse de ellas. Utilizaron tinciones fluorescentes para entender qué tipo de tejidos estaban extrayendo, compararon las proteínas de parásito y huésped e, incluso, analizaron las heces de las varroas.

Al final, los datos del estudio no dejan lugar a dudas:  “los ácaros adultos se alimentan principalmente del cuerpo graso de las abejas adultas durante la etapa de dispersión, mientras que los adultos y las crías dependen principalmente de la hemolinfa de las pupas de las abejas melíferas durante la etapa reproductiva en las celdas de cría tapadas”.

imagen del estudio que prueba que la varroa también se alimenta de la hemolinfa de las abejas

Imagen del artículo que ilustra los puntos de ataque de la varroa a las pupas.

El artículo explica también que “aunque la hemolinfa podría ser menos nutritiva que el cuerpo graso, el perfil de las proteínas derivadas del huésped y el proteoma endógeno de Varroa destructor sugieren que las hembras varroas fundadoras (madres), que se alimentan principalmente de hemolinfa, están suficientemente abastecidas para mantener un metabolismo proteico muy activo. La calidad potencialmente peor de la hemolinfa puede compensarse con un fácil acceso a una gran cantidad de hemolinfa mientras se parasitan las pupas”. Es decir, que la hemolinfa alimenta menos que la grasa, pero consumen mucha más para compensar, lo que acarrea más daños a las abejas.

En cambio, los investigadores creen que, durante la etapa de traslado a lomos de abejas adultas, varroa necesita alimentos más energéticos, por lo que recurre a la grasa. Esto se debería a que tiene que luchar, por ejemplo, contra comportamientos de la abeja como el acicalamiento o grooming, con el que las obreras tratan de liberarse del ácaro.

Tropilaelaps también come hemolinfa

En el estudio, los investigadores incluyeron otro ácaro que, poco a poco, gana presencia en la apicultura mundial: Tropilaelaps, comúnmente llamado Tropi. En los experimentos, descubrieron que este parásito también se alimenta de la hemolinfa de las pupas de abejas. Sin embargo, los Tropis no se comen de las abejas adultas.

A cambio, son mucho más agresivos con las pupas. Si  varroa suele hacer un único orificio de alimentación (en la mayoría de los casos debajo del segundo esternito del segmento abdominal), Tropi  muerde o perfora a las pupas en muchos más lugares, causando más daños incluso que varroa.

traje de apicultor oz armour

De fase forética a fase de dispersión

Estos descubrimientos han tenido otra implicación: ya no cabe hablar científicamente de fase forética para explicar el momento en que el ácaro de varroa utiliza a una abeja adulta para desplazarse por la colmena (e, incluso, para ir a otras colmenas). La palabra forética hace referencia a un tipo de parasitismo en el que el parásito utiliza al huésped solo como transporte. Y, sin embargo, con los trabajos de Ramsey y de Rüppel y colaboradores se ha visto que el ácaro también se alimenta de la abeja en esa etapa de viajes fuera de las celdas de cría.

Por tanto, estos investigadores proponen utilizar la expresión “etapa de dispersión” para denominar a ese momento en el que la varroa viaja a caballo de una abeja mientras, además, se alimenta de sus cuerpos grasos.

2 – Resellado de la cría: signos de resistencia contra varroa

Casi en paralelo, se ha publicado otro trabajo científico que profundiza en un aspecto de enorme importancia: los comportamientos de resistencia de la abeja ante la varroa. En este caso, lleva por título “La reproducción de Varroa destructor depende del resellado oportuno de la célula huésped y de los patrones estacionales” y se ha publicado en la revista Scientific Reports, también del grupo Nature.

Firmada por Martin Gabel y un grupo de colaboradores, esta investigación parte de algo que interesa notablemente a los apicultores: qué mecanismos de resistencia son capaces de desarrollar las abejas melíferas contra la varroa. Y, entre estos mecanismos, uno de los menos conocidos, el destapado y resellado de celdas de cría.

Este destapar y tapar las crías es un comportamiento raro de las abejas todavía muy desconocido por la ciencia. Investigaciones previas han demostrado que se da preferentemente en colonias infestadas por la varroa y que, por tanto, es una respuesta al ácaro. Y, además, se sabe que es un comportamiento alternativo a la eliminación de las crías infestadas, que también se desarrolla en algunos casos.

imagen de una investigación sobre la varroa y el resellado de celdas de cría y cómo la varroa se alimenta también de hemolinfa de abeja

Una de las imágenes del estudio en la que se ven celdas de cría destapadas.

Con este planteamiento, estos científicos han buscado una relación entre el resellado de celdas reales y la eficacia de la varroa para proliferar. Y, tras analizar casi 116.000 celdas de cría con técnicas de análisis de imágenes y otros métodos, han encontrado que “el éxito reproductivo de los ácaros de varroa es menor en las abiertas y luego reselladas”.

Los investigadores concluyen que este comportamiento de resellado de celdas de cría “tiene el potencial de alterar diferentes partes del ciclo reproductivo de los ácaros desde el inicio de la puesta de huevos hasta el apareamiento de las crías maduras”.

Piensan también que, al abrir las celdas, las obreras se encuentran fácilmente con los huevos de varroas macho, que son los que se ponen primero y en la parte superior de las celdillas, al lado del opérculo, a diferencia de los huevos que dan lugar a hembras, que van en el fondo. Esto facilita que las obreras eliminen esos huevos, limitando la capacidad reproductiva del ácaro.

Esto implica que no todos los momentos de apertura y resellado son igual de buenos para eliminar varroas: hay etapas en las que el comportamiento es más eficaz.

La estacionalidad influye

El artículo indica también que la estacionalidad juega un papel importante en la reproducción del ácaro y en la expresión de comportamientos de resistencia por parte de las abejas. Se destaca que factores externos, como los cambios en los flujos de néctar, pueden alterar los comportamientos de resistencia al cambiar las capacidades de la fuerza de trabajo de las abejas.

Los cambios en la humedad y la temperatura también pueden afectar el éxito reproductivo de los ácaros, especialmente cuando se combinan con la actividad de resellado de celdas. La variación estacional en la expresión de comportamientos de resistencia como el recubrimiento y la tasa de reproducción de ácaros sugiere que estos rasgos son influenciados por factores tanto internos como externos a la colmena, lo que destaca la importancia de considerar la estacionalidad al medir la expresión de estos rasgos de resistencia.

imagen promocional boletín newsletter apicultura y miel

Apúntate a nuestra newsletter y no te pierdas nada

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo toda la información sobre
la apicultura y que no se te escape nada.
             ¡Es gratis! 

3 – Varroa: una batalla constante contra un parásito implacable

Estos nuevos hallazgos científicos vienen a contribuir a la lucha contra la varroa que apicultores e investigadores empezaron hace ya varias décadas, cuando este parásito procedente del sudeste asiático llegó a los países productores de Occidente.

Hoy en día, varroa es, sin duda, el mayor problema de salud de cuantos enfrenta la apicultura mundial y se cobra decenas de miles de colmenas cada año en todo el planeta. Por eso, cada pequeño paso en el conocimiento de este ácaro es importante y aporta munición para combatirlo.

Mientras, los apicultores luchan con todo tipo de recursos y métodos contra la varroa. Desde tratamientos químicos, a productos orgánicos, como el ácido fórmico o el ácido oxálico. Desde métodos agresivos, como el rascado de la cría o la elaboración de enjambres sanitarios, a propuestas que suenan a ciencia ficción, como los láseres para disparar a la varroa, los escáneres para contar ácaros o los sistemas capaces de automatizar los tratamientos. Al tiempo, se trabaja en soluciones prometedoras que tienen que ver con estas investigaciones recientes, como la selección de abejas resistentes a la varroa.

Sin embargo, sigue sin haber un remedio definitivo y el parásito continúa infestando millones de colmenas cada año. Ante esta situación, los apicultores deben tomar medidas de prevención contra la varroa:

               1 – Realizar test de campo. Llevar a cabo test periódicos para evaluar el nivel de infestación de sus colmenas.

 

apicultor preparando un test de varroa

Las abejas deben agitarse con el azúcar en polvo.

2- Tratar la varroa. Si las colmenas tienen varroa, hay que tratarla. Recientemente, la experta mexicana Nuria Morfin explicaba a este medio que el tratamiento se debe hacer en cuanto la colmena tenga un uno por ciento de infestación. Además, las normativas de los diferentes países suelen prescribir tratamientos obligatorios. En Europa, los apicultores deben tratar al menos una vez al año.

3 – Utilizar tratamientos adecuados. Las autoridades sanitarias indican qué tratamientos están autorizados para combatir la varroa. En España, están recogidos en este enlace.

4 – Formación. Varroa es un problema constante, pero cambiante. Como se ve en este artículo, cambia el conocimiento sobre el ácaro, cambian los tratamientos y cambian los enfoques de manejo. Es importante mantener una formación constante.

5 – Accesorios de apoyo. En el mercado hay muchos implementos que ayudan al apicultor a luchar contra la varroa. El más eficaz de todos es el fondo sanitario, que expulsa de la colmena las varroas caídas de los panales. Otras soluciones, como los cepillos de varroa desarrollados por ZeroVarroa o las piqueras “inteligentes” también ayudan en la lucha.

Así, ahora sabemos que la varroa también se alimenta de la hemolinfa y que el comportamiento de apertura y resellado de celdas de cría puede ser un indicador de resistencia. Poco a poco, se va completando el mapa de la lucha contra este problema.

4 – Bibliografía empleada

Biri, Melchiorre & Prats, Carmen (1988) El gran libro de las abejas. Barcelona: Editorial de Vecchi.

Gabel, M., Scheiner, R., Steffan-Dewenter, I. et al. (2023). La reproducción de Varroa destructor depende de la recaptura oportuna de la célula huésped y de los patrones estacionales. Representante científico 13 , 22484. https://doi.org/10.1038/s41598-023-49688-9

Han, B., Wu, J., Wei, Q. et al. (2024). Life-history stage determines the diet of ectoparasitic mites on their honey bee hosts. Nat Commun 15, 725
https://www.nature.com/articles/s41467-024-44915-x

Jean Prost, Pierre (2007) Apicultura. Conocimiento de la abeja. Manejo de la colmena. Barcelona: Editorial Mundi Prensa.

Lasanta, Eugenio (2018). Apicultura práctica tradicional y moderna: La esencia en el hexágono. Madrid: Liber Factory.

Ramsey, S; et al (2019) Varroa destructor feeds primarily on honey bee fat body tissue and not hemolymph. PNAS, 116(5)1792-1801. https://doi.org/10.1073/pnas.1818371116

Robles, Elena & Salvachúa, Carmelo (2012) Iniciación a la apicultura. Tecnología y calendario. Madrid: Editorial Mundi Prensa.

Salvachúa, Carmelo & Robles, Elena (2003) Manual de apicultura práctica. Sector apícola Galego.

Wilson, Noah (2014) La abeja. Una historia natural. Librería Universitaria de Barcelona: Barcelona.

libros de apicultura

libros de apicultura

libros de apicultura