Modificado por Redacción

apicultora con un panal de abejas en Ucrania, una de las mujeres en la apicultura

Mujer, con un panal, en Ucrania. Foto: USAID AGRO.

Aunque puede parece una actividad muy masculina, cada vez hay más mujeres en la apicultura. En este Día de la Mujer, analizamos el lugar que ocupan en el ámbito apícola, el camino recorrido y lo que falta por recorrer.

La primera representación de la apicultura que se conoce está en España, en la Cueva de la Araña, en Bicorp, Valencia. Es una pintura rupestre que representa a una persona cosechando miel silvestre. Y esa persona no era un hombre, era una mujer.

Tiene mucho sentido pensar que, hace miles de años, mientras el hombre cazaba grandes presas, la mujer desplegaba otras destrezas para encontrar y cosechar, por ejemplo, miel de colmenas silvestres. Por tanto, resulta perfectamente posible que las primeras en pensar en la idea de meter abejas en colmenas y ponerlas cerca de la aldea fueran, efectivamente, mujeres.

Sin embargo, hoy en día las mujeres juegan un papel poco protagonista en la apicultura. Sin embargo, hay espacio para su desarrollo en el sector apícola y su aportación resulta fundamental para dotar de sentido al futuro de esta actividad.

En este 8 de marzo de 2024, Día de la Mujer Trabajadora, analizamos la presencia de las mujeres en la apicultura. Sigue leyendo para descubrir qué lugar ocupan y cuál podrían ocupar pronto.

ÍNDICE DEL ARTÍCULO
1 – Mujeres en la apicultura: una presencia en crecimiento
2 – Proyectos para mujeres en la apicultura
3 – Mujeres célebres en la apicultura
4 – Bibliografía empleada

Es imposible conocer con cierto rigor cuántas mujeres han participado en la apicultura a lo largo de la historia. Su papel ha estado, generalmente, relegado a las tareas del procesado de la miel, y no tanto a las que se desarrollan en el apiario, donde la fuerza física ha sido siempre un condicionante.

Como se puede ver en los vídeos de apicultura histórica de Eugenio Monesma, ellas han sido las encargadas de extraer la miel de los panales, filtrarla y envasarla. También han participado en la elaboración de velas de miel y todo lo relacionado con productos como la cera o el propóleo. Sin embargo, en algunos países, la apicultura también ha sido históricamente una “actividad mayoritariamente femenina”.

1 – Mujeres en la apicultura: una presencia en crecimiento

Hoy en día, el pequeño tamaño de los sectores apícolas en todo el mundo hace que estemos ante una actividad poco estudiada desde el ámbito laboral. Hay muy pocos datos sobre la estructura económica y, especialmente, sobre la división por géneros.

Una de las visiones más recientes es el estudio científico ‘Una aproximación a la apicultura en clave de  género’, firmado por Jimena Soledad Vázquez y Javier Carlos Vázquez en la Revista Científica y Técnica Agropecuaria, Agroindustrial y Ambiental. En este trabajo, los investigadores han analizado el sector apícola argentino, uno de los más importantes del mundo y el mayor de toda América Latina.

En su estudio han participado 140 apicultores y apicultoras, con una edad media de 51 años, que, por lo general, trabajan en explotaciones familiares en las que participan tanto hombres, como mujeres. De hecho, los datos que manejan señalan que, en el 46,6 por ciento de las empresas, ambos géneros colaboran de forma similar. Sin embargo, solo un 1,48 por ciento de las explotaciones tiene mayoritariamente mujeres al frente y un escueto 5,9 por ciento está al cargo exclusivamente de mujeres. En cambio, las explotaciones que tienen mayoritariamente hombres al mando son un 14,8 por ciento y las que tienen solo varones son el 31,1 por ciento.

Para los investigadores, estos números permiten “cuestionar la percepción de una actividad masculinizada en tanto varones y mujeres se desempeñarían por igual en un alto porcentaje”. Sin embargo, al atender al detalle de los datos, explican que “sumando los datos de las categorías ‘sólo varones’ (31,11%) y ‘mayoritariamente varones’ (14,81%), nos arroja que, en la apicultura [argentina], el trabajo es realizado en un 45,92% por varones exclusivmente. Sin contar que del 46,67% del trabajo equitativo implica que la mitad son varones. Si, además agregamos los datos sobre la identidad de género de quienes respondieron el cuestionario (el 78,95% se identificaron como varones), podemos entonces afirmar que la apicultura es una actividad masculinizada”.

Una mujer y sus hijos, con equipamiento apícola

Una mujer y una niña, con material apícola, en Italia. Foto: Ritten, en Flickr.

Estos datos se complementan con los del tipo de actividad que desempeña cada sexo en la actividad. Según este estudio, las mujeres están más presentes en las tareas de producción (procesado), gestión y venta.

Otros países: pocos datos

El desequilibrio entre hombres y mujeres en la apicultura argentina que revela este estudio se puede apreciar en otros países, a pesar de la escasez de datos existentes. Quizá la información más fiable sea la de Estados Unidos, donde la revista BeeCulture elaboró una encuesta sobre la presencia de la mujer en la tarea apícola.

Su información señala que, en los grupos regionales o nacionales de apicultores, solo un 30,4 por ciento son mujeres. También hay un 30 por ciento de mujeres en las asociaciones estatales de apicultores y un 42 por ciento en los clubes locales. Son números interesantes, pero que están lejos de una equidad en el sector apícola.

dos mujeres observan un panal de abejas en Pakistán

Dos mujeres de Pakistán, participando en el programa Plan Bee, de la Hasoo Foundation. Foto: Hasso F.

En otros lugares, hay todavía menos datos. En España, por ejemplo, no hay un registro nacional desglosado por sexos, con lo que no hay forma de saber cuántas de las 36.494 que tenía censadas el Ministerio de Agricultura en febrero de 2023 estaban a nombre de mujeres. Sin embargo, hay algún dato regional. Por ejemplo, Andalucía, en 2016, contabilizaba un 7,62 por ciento de explotaciones apícolas en manos de mujeres: unas 350 de las aproximadamente 4500 que tenía por entonces.

La impresión general es que la mujer está muy invisibilizada en la apicultura. En la mayoría de los casos, no pasa de ser “la esposa del apicultor”, mano de obra ocasional y rara vez gestora o propietaria de la actividad.

2 – Proyectos para mujeres en la apicultura

Esa situación de invisibilidad lastra claramente las posibilidades de la mujer en la apicultura. Esto lo saben bien los organismos internacionales (agencias como Unesco, por ejemplo), que luchan por utilizar el cuidado de las abejas para capacitar y empoderar a mujeres en países en desarrollo.

Programas como ‘Women for Bees’, de Unesco, han entendido que la apicultura es un vector para que las mujeres de zonas rurales crezcan profesional y personalmente. Este proyecto se desarrolla, especialmente, en lugares que son Reserva de la Biosfera en Europa (Grecia, Bulgaria, Eslovenia, Rusia o Francia), África (Etiopía, Ruanda) o Asia (China).

La apicultura, como actividad ganadera con un coste relativamente bajo, permite a las mujeres convertirse en vectores de tecnificación y conocimiento para sus comunidades. Se forman en técnicas de producción, pero también en métodos de procesado, envasado, marketing y comercialización. Además, desarrollan una actividad básica para la conservación del medio ambiente en áreas de especial protección.

El resultado del programa son mujeres más capaces e independientes económicamente, pero también se logran comunidades más ricas, sabias y pacíficas.

mujeres trabajando en el procesado de la miel en África

Dos mujeres filtran miel en un proyecto de Naciones Unidas en Sudán del Sur. Foto: UNMISS, en Flickr.

Este tipo de proyectos son frecuentes en las ONG’s, las agencias de desarrollo rural y muchas otras entidades que buscan fomentar el empoderamiento de las mujeres para que, a su vez, sirvan como motores para el progreso de sus familias y comunidades locales.

3 – Mujeres célebres en la apicultura

Uno de los símbolos del proyecto ‘Women for bees’ de la Unesco es Angelina Jolie. La archiconocida actriz de Hollywood es la madrina del programa y se ha comprometido personalmente en la visibilización de la apicultura y, especialmente, de las mujeres apicultoras.

Angelina Jolie es, sin duda, el rostro más conocido de la apicultura con nombre de mujer. Pero no es la única mujer que ha adquirido fama gracias a su trabajo con las abejas. En su gremio de actrices, también Scarlett Johansson ha hecho sus pinitos gracias a unas colmenas que le regalaron tras su boda con Ryan Reynolds.

Otra mujer que ha dejado una impronta en la apicultura ha sido la recientemente fallecida Isabel II, reina de Inglaterra, que tenía muchas colmenas y comercializaba su miel a precios muy elevados.

Otra británica que ha destacado entre los apicultores más famosos de la historia es Eva Crane. Esta investigadora es célebre por sus trabajos sobre las abejas y por ser la fundadora del Centro Internacional de Investigación Apícola y por ser una de las impulsoras de Apimondia, la Federación Mundial de Apicultores.

También es muy conocida la faceta de apicultora de Sylvia Plath, poetisa consagrada que recibió un premio Pulitzer en 1982. Plath, considerada una poeta maldita, vivía en una zona rural de Inglaterra, donde cuidaba abejas. Ese trabajo inspiró sus célebres poemas de las abejas, uno de sus poemarios más relevantes.

Otros nombres importantes son los de la estadounidense Agnes Baden Powell, que a finales del siglo XIX, animó a los jóvenes a poner sus propias colmenas. O el de Anna Botsford, autora de un manual titulado ‘Cómo criar abejas’, de 1905. También podemos recordar a Marla Sivak, Susan Cobey, Juliana Rangel, Alicia Costa, Fani Hatjina y, en España, Elena Robles, autora de varios libros de divulgación y manuales como ‘Iniciación a la apicultura. Tecnología y calendario’.

eva crane, criando abejas reinas, una de las apicultores más famosas del mundo

Eva Crane, con un cuadro técnico de cría de reinas.

imagen promocional boletín newsletter apicultura y miel

Apúntate a nuestra newsletter y no te pierdas nada

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo toda la información sobre
la apicultura y que no se te escape nada.
             ¡Es gratis! 

Precisamente, en la actual investigación apícola hay también un gran número de mujeres que destacan. En Apicultura y Miel hemos entrevistado recientemente a Nuria Morfin, científica mexicana que trabaja para la Universidad de la Columbia Británica, en Canadá, donde lucha contra la varroa.

Por último, hay mujeres apicultoras que han alcanzado fama gracias a la difusión que ofrecen las redes sociales. Es el caso, por ejemplo, de la conocida influencer Girl Next Door Honey, cuyos vídeos en Instagram concitan la atención de miles de personas que se interesan por la apicultura gracias a ella.

Son algunos ejemplos de cómo las mujeres, poco a poco, se abren camino en las diferentes áreas de la apicultura. Desde el trabajo de campo, a la investigación, pasando por la divulgación o el activismo. En este Día Internacional de la Mujer, es importante reconocer su papel y rendir un merecido homenaje a las mujeres en la apicultura.

4 – Bibliografía empleada

Biri, Melchiorre & Prats, Carmen (1988) El gran libro de las abejas. Barcelona: Editorial de Vecchi.

Colopy, Michel (2015) Women in Beekeeping. BeeCulture. https://www.beeculture.com/women-in-beekeeping/

Gross, Bridget (2020) Women in beekeeping: impacts of a beekeeper educational program. Tesis doctoral. Universidad de Nebraska-Lincoln.
https://www.researchgate.net/publication/346777999_WOMEN_IN_BEEKEEPING_IMPACTS_OF_A_BEEKEEPER_EDUCATIONAL_PROGRAM

Jean Prost, Pierre (2007) Apicultura. Conocimiento de la abeja. Manejo de la colmena. Barcelona: Editorial Mundi Prensa.

Junta de Andalucía (2016) Informe de evaluación del impacto de género del Proyecto del III Plan Andaluz de la Producción Ecológica, Horizonte 2020.

Lasanta, Eugenio (2018). Apicultura práctica tradicional y moderna: La esencia en el hexágono. Madrid: Liber Factory.

Robles, Elena & Salvachúa, Carmelo (2012) Iniciación a la apicultura. Tecnología y calendario. Madrid: Editorial Mundi Prensa.

Salvachúa, Carmelo & Robles, Elena (2003) Manual de apicultura práctica. Sector apícola Galego.

Unesco (s/f) Formar apiculturas en las reservas de la biosfera. https://www.unesco.org/es/articles/formar-apicultoras-en-las-reservas-de-biosfera

Vázquez, J., & Vázquez, J. (2024). Una aproximación a la apicultura en clave de género. Revista Científica y Técnica Agropecuaria, Agroindustrial y Ambiental, 11(1). http://servicios.ingenieria.unlz.edu.ar:8080/ojs/index.php/agrarias/article/view/136

Wilson, Noah (2014) La abeja. Una historia natural. Librería Universitaria de Barcelona: Barcelona.

libros de apicultura

libros de apicultura

libros de apicultura