Modificado por Redacción

mesa de cata de la mejor miel de Apimondia 2023

Una de las mesas de cata del concurso.

Una miel monofloral del mistol, de la firma boliviana Colmenares del Monte, ha sido la ganadora absoluta del concurso a la mejor miel del mundo de Apimondia 2023. Comparte podio con dos mieles chinas, una brasileña, otra australiana y otra canadiense.

Por fin se conocen los resultados del gran concurso de mieles que organizó Apimondia 2023, el Congreso Mundial de Apicultura, celebrado en Chile en septiembre del año pasado. Entre las 190 mieles presentadas a valoración del jurado, un total de 31 recibieron algún premio. Pero solo seis se hicieron con las ansiadas medallas de oro. Entre ellas, ha destacado la miel boliviana de Colmenares del Monte, que se ha impuesto en la exigente categoría de mieles monoflorales.

Te contamos cómo ha sido el reparto de premios, cómo se han seleccionado las mieles ganadoras y por qué ha tardado tanto la organización en resolver este concurso a la mejor miel de Apimondia 2023.

ÍNDICE DEL ARTÍCULO
1 – Ganadores del concurso “Mejor Miel de
Apimondia 2023”
2 – Cómo se han seleccionado las mieles
3 – Un concurso problemático: razones para el retraso
4 – Bibliografía empleada

El Congreso Apimondia, el más importante de cuantos se celebran en el ámbito apícola, tuvo lugar en Santiago de Chile entre el 4 y el 8 de septiembre. Atrajo a decenas de miles de personas y constituyó el gran hito mundial del calendario apícola de 2023. Como en cada edición, uno de los eventos más esperados es el gran Concurso de Mieles de Apimondia, cuya resolución se acaba de conocer ahora, con medio año de retraso.

1 – Ganadores del concurso “Mejor Miel de Apimondia 2023”

Tras sus deliberaciones, el jurado del concurso a la Mejor Miel de Apimondia 2023 ha decidido seleccionar un total de 30 mieles merecedoras de alguna de las medallas de oro, plata o  bronce con que se premia el certamen.

Entre todas esas mieles, sobresalen seis que han sido premiadas con los máximos galardones, las medallas de oro. Y, entre ellas, una miel de Bolivia. Se trata de la miel monofloral de mistol (un árbol cuyo nombre científico es Ziziphus mistol y que es originario de la región del Chaco, entre Bolivia, Argentina, Perú, Venezuela y Paraguay).

Esta miel la produce la firma Colmenares del Monte, propiedad de Guido Ernesto Saldías, de la localidad de Tarija, en el sur del país. Es una miel de color amarillento oscuro, de cristalización lenta y sabor y aroma intensos. Se cosecha en agosto y tiene notables propiedades antibióticas y antioxidantes.

El triunfo de esta miel boliviana es todo un hito, puesto que era la primera vez que una miel de este país se presentaba al concurso de Apimondia, uno de los más importantes del mundo.

Las otras medallas de oro

Junto a la miel chaqueña, los principales premios se repartieron por todo el mundo: China, Brasil, Australia y Canadá.

Llaman especialmente la atención las dos medallas de oro que se llevaron sendas mieles chinas. Las dos han sido producidas por la misma empresa, Guangxi Wuzhou Tianmijia Bee Industry Co, y se trata de una miel monofloral de lichi y de otra, también monofloral, de tilo.

Imagen de la flor del mistol, de la que se produce la mejor miel de Apimondia 2023

Flore del mistol.

Habitualmente, se considera la miel china como de baja calidad, sin embargo, estos premios recuerdan que allí también se cosechan mieles de gran nivel, como explicaba hace unos días en Apicultura y Miel Lucas Martínez, responsable de SADA, la Asociación Argentina de Apicultores.

Por su parte, la miel brasileña es, en realidad, una miel de mielada de bracatinga (Mimosa scabrella), un árbol que crece exclusivamente en la región de la Mata Atlántica de Brasil.  La miel fue presentada a concurso por la empresa Breyer e Cia, dirigida por Henrique Felix Breyer, del estado de Paraná.

Esta miel de mielada es oscura y destaca por su contenido en nitrógeno y minerales. También es rica en antioxidantes, además de resultar muy viscosa y de sabor y aroma fuertes.

Después, otro de los oros se ha ido a Canadá, para premiar la miel milflores en panal de Anna’s Bee-licious Honey Products, representada por Anne Ladouceur, de la zona de Ottawa, en la provincia de Ontario.

Finalmente, la sexta medalla de oro ha sido para la miel multifloral de Barbara Weber, una apicultura australiana.

traje de apicultor oz armour

El resto de premios

Además de las seis medallas de oro, el jurado de Apimondia ha querido otorgar 9 medallas de plata y 14 de bronce. Estos reconocimientos han quedado muy repartidos, aunque hay que destacar el gran papel de Eslovaquia, país al que han ido a parar ocho medallas, y también el de Brasil, que se ha llevado, en total, seis premios. China, por su parte, logra tres.

2 – Cómo se han seleccionado las mieles

El proceso de selección y valoración de estas mieles premiadas por Apimondia es uno de los más delicados y complejos de los muchos concursos de este tipo que hay en el mundo. Eso también le confiere mayor credibilidad y prestigio.

De entrada, se presentaron al concurso 190 mieles, de las que 160 fueron admitidas y registradas. Los países con más muestras a competición fueron Brasil, con 33, y China, con 32.  Después, Chile presentó 25 y Eslovaquia, 18. España no concurrió con ninguna miel.

A partir de ahí, se inició el procedimiento de análisis de las muestras participantes. Primero, un panel de expertos compuesto por 40 especialistas en mieles llevó a cabo las pruebas y test de tipo organoléptico. Se trataba de determinar las cualidades de aspecto, color, sabor, aroma y textura de cada miel.

Sobre la selección hecha por el grupo de expertos, la organización verificó que se cumplían los requisitos de calidad marcados por las reglas: un contenido en agua inferior al 18 por ciento y un nivel bajo de HMF (hidroximetilfurfural), para evaluar la buena conservación de la fructosa de la miel. También se midieron los niveles de diastasa (una proteína presente en las mieles que indica la frescura del producto), y de invertasa, que indica si la miel se ha sobrecalentado.

Todas las mieles que superaron esta etapa pasaron después por un severo análisis de residuos en un laboratorio especializado de Argentina. Se buscaba así determinar la presencia de antibióticos, restos de otros medicamentos, pesticidas, etc. En esta etapa, ocho mieles se quedaron fuera del concurso.

Después, se pasó a un análisis a través de espectrometría de isótopos y cromatografía para detectar la presencia de siropes o jarabes en la miel. Esta inspección se llevó a cabo en un centro de investigación de la Comisión Europea en Geel, Bélgica. Otras cinco mieles acabaron aquí su carrera.

Y, finalmente, tras rechazar 32 muestras en los diferentes escalones, se pudieron repartir las 31 medallas de oro, plata y bronce. Se subraya así el compromiso de Apimondia con la calidad de la miel, algo que también se refrendó en un manifiesto contra las llamadas mieles veganas que se publicó poco antes del Congreso de Chile.

imagen promocional boletín newsletter apicultura y miel

Apúntate a nuestra newsletter y no te pierdas nada

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo toda la información sobre
la apicultura y que no se te escape nada.
             ¡Es gratis! 

3 – Un concurso problemático: razones para el retraso

Apimondia no suele tardar tanto tiempo en anunciar sus ganadores. Sin embargo, en esta ocasión, el veredicto del jurado ha tenido que esperar. Las razones tienen que ver con la organización chilena.

Los responsables del Congreso querían que se celebrar el concurso. Sin embargo, las leyes chilenas prohíben actualmente la importación de miel, con lo que no había forma de autorizar los envíos de las mieles participantes desde otros países.

Tras muchas negociaciones, se decidió que los productores participantes llevaran las muestras personalmente a Chile. Esto ha hecho que, en esta ocasión, solo se hayan admitido a concurso mieles puras (crudas), quedando fuera de competición las industriales.

Una vez en Santiago, cada participante inscribió su miel, indicando procedencia, época de cosecha y características botánicas. A partir de ahí, empezó el proceso de catas y análisis que, por su detalle y meticulosidad, se ha demorado estos meses.

Pese a todos esos problemas, una miel de Bolivia ha logrado alzarse como la Mejor Miel de Apimondia 2023, todo un logro para un país que no es una de las grandes potencias apícolas, pero que demuestra que sabe cosechar mieles de altísima calidad.

4 – Bibliografía empleada

Biri, Melchiorre & Prats, Carmen (1988) El gran libro de las abejas. Barcelona: Editorial de Vecchi.

Jean Prost, Pierre (2007) Apicultura. Conocimiento de la abeja. Manejo de la colmena. Barcelona: Editorial Mundi Prensa.

Lasanta, Eugenio (2018). Apicultura práctica tradicional y moderna: La esencia en el hexágono. Madrid: Liber Factory.

Robles, Elena & Salvachúa, Carmelo (2012) Iniciación a la apicultura. Tecnología y calendario. Madrid: Editorial Mundi Prensa.

Salvachúa, Carmelo & Robles, Elena (2003) Manual de apicultura práctica. Sector apícola Galego.

Wilson, Noah (2014) La abeja. Una historia natural. Librería Universitaria de Barcelona: Barcelona.

libros de apicultura

libros de apicultura

libros de apicultura