Modificado por Redacción

Lucas Martínez, en Meliza 2024 Lucas Martínez, en su conferencia en Meliza 2024, hablando sobre apicultura en China.

El presidente de SADA analiza en Meliza 2024 el mercado mundial de la miel y advierte sobre la imagen distorsionada que se tiene en Occidente sobre la miel china.

El de Lucas Martínez es uno de los nombres mejor conocidos del ámbito de la apicultura hispanoamericana. Presidente de la poderosa SADA, Sociedad Argentina de Apicultores, que agrupa a unos 6000 productores y entidades, es también presidente de FILAPI, la Federación Internacional Latinoamericana de Apicultores, y responsable de Apimondia para América Latina.

Desde esa posición de privilegio, tiene una visión muy completa y detallada del mercado mundial de la miel y los productos apícolas, y también de las diferentes apiculturas que se practican en los diferentes países. Para hablar de ese mercado y esas apiculturas ha estado en Meliza 2024, la Feria Internacional Apícola de Zamora. Allí, Martínez ha hablado de las polémicas mieles chinas, cuya presencia en los mercados Occidentales supone una distorsión importante para los productores europeos y también latinoamericanos.

Sin embargo, la perspectiva de Lucas Martínez ha sorprendido a los asistentes a su conferencia, porque ha señalado que China también produce mieles de altísimas calidades que, apunta, “no son las que nos llegan aquí”.

ÍNDICE DEL ARTÍCULO
1 – Miel china: mucha más calidad de la que
se piensa en Occidente
2 – Apicultura española: “más asociacionismo”
3 – La apicultura argentina, ante la incógnita de Milei

En su presentación en Meliza, Lucas Martínez hizo un recorrido por varios modelos de apicultura muy dispares. Uno de ellos, el esloveno, artesano, reducido y de gran calidad. Otro, el de la cooperativa italiana Conapi, una gran organización de apicultores. Y, finalmente, el que más sorprendió a los asistentes, el modelo chino, muy desconocido en Occidente, pero de gran influencia sobre las apiculturas europea y americana.

1 – Miel china: mucha más calidad de la que se piensa en Occidente

El presidente de SADA hizo en Meliza 2024 un detallado retrato de la apicultura china. Explicó, por ejemplo, que es un modelo basado en apicultores que cuidan pocas colmenas: apenas una veintena de colonias por apicultor como media.



Puede parecer un número muy reducido en comparación con otras apiculturas, pero Lucas Martínez explica que los apicultores chinos practican una explotación muy intensa de esas colmenas, con lo que logran altos rendimientos. Así, ha comentado en su charla que estos apicultores viven en cabañas en sus apiarios que, además, son itinerantes y van siguiendo las floraciones por todo el país.

Al vivir literalmente con sus abejas, pueden practicar todo tipo de manejos, con lo que producen miel, cera, polen, propóleo y jalea real. Incluso cosechan néctar inmaduro, lo que se denomina water honey o miel de agua. De esa forma, sus pocas colmenas generan notables rentabilidades.

Estos productores venden sus mieles al detalle y todo lo que les sobra es entregado a grandes empresas, que son las encargadas de su comercialización a gran escala. Son estas compañías las que reciben, procesan y almacenan las muchas variedades y calidades de miel que produce un país tan grande.

 



Y aquí es donde llega lo sorprendente: Martínez ha señalado que en China hay mieles de muy alta calidad. Son productos selectos que se venden, por ejemplo, a 7 dólares el kilo de miel de acacia. Lo mismo que la jalea real, que alcanza los 50 dólares por cada 100 gramos.

Sin embargo, el dirigente apícola argentino explica que esas no son las mieles que vienen a los mercados europeo o estadounidense a precios muy bajos y con malas calidades. Martínez aclara que los grandes intermediarios y envasadores occidentales compran en China las mieles más baratas para luego venderlas en sus mercados, porque “ahí es donde está el negocio, en comprar miel barata y venderla cara”. 

Lucas Martínez señala que China puede ofrecer también mieles de gran calidad, pero que, “por el precio que están dispuestas a pagar las empresas occidentales, no les dan esas mieles”. Y es que, tal y como precisa, las compañías que van a comprar a China están pagando del orden de 1200 dólares por tonelada, un precio que es imposible de igualar por los apicultores europeos o latinoamericanos. Sin embargo, subraya que también los exportadores chinos tienen un mínimo: no pueden bajar del nivel de unos mil dólares por la tonelada de miel.

2 – Apicultura española: “más asociacionismo”

En conversación con Apicultura y Miel, medio oficial de Meliza 2024, Lucas Martínez ha querido evaluar la marcha del sector apícola español. Así, ha mostrado su sorpresa por lo mucho que ha crecido la apicultura de nuestro país en los últimos años.

Explica que, cuando conoció la apicultura española, hace alguna década, “mucha gente tenía colmenas para tener subvenciones”. Sin embargo, hoy encuentra un sector mucho más desarrollado.

Sin embargo, Martínez encuentra un punto débil: la “falta de compromiso del apicultor” con el asociacionismo. Considera que “falta mucha organización”, cuando las organizaciones, según dice, son necesarias para luchar por, ejemplo, para conseguir fondos para la investigación contra la Vespa velutina.

Al tiempo, el dirigente apícola se congratula por la mejora de la consideración que los apicultores españoles tienen ante la apicultura de su país, Argentina. Frente a épocas anteriores, en las que la miel argentina tenía una imagen en España similar a la china, asegura que hoy en día ya no sucede esto y cree que los productores españoles ya valoran mejor el trabajo de sus colegas argentinos. “Hoy la apicultura argentina es más parecida a la europea”, sentencia.

 

3 – La apicultura argentina, ante la incógnita de Milei

En ese sentido, Martínez analiza la temporada apícola que está terminando en Argentina, que califica de “buena”, especialmente en el centro del país. Y considera que este año habrá “un precio normal” para la miel que se exporta, que es la mayoría de la que produce el país.



También expone que los productores argentinos son extremadamente dependientes de los mercados exteriores, a los que envían su miel, sobre todo Estados Unidos y Europa. Esa dependencia del exterior genera una fuerte volatilidad en los precios, a la que se suman problemas como la inflación que se vive en todo el mundo y los problemas de la paridad del dólar, que han afectado mucho a Argentina.

Al tiempo, el responsable de SADA se muestra prudente ante la llegada al poder del ultraliberal Javier Milei. El nuevo presidente argentino plantea un escenario en el que el estado tendrá mucha menos presencia en todos los aspectos productivos.

 

 

Sin embargo, Lucas Martínez apunta que todavía no han podido reunirse con los nuevos responsables y, por tanto, están a la espera de saber qué propone el Gobierno de Milei para la apicultura. “Esperamos que haya más estrategia”, responde a Apicultura y Miel.

imagen promocional boletín newsletter apicultura y miel

Apúntate a nuestra newsletter y no te pierdas nada

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo toda la información sobre
la apicultura y que no se te escape nada.
¡Es gratis!



4 – Bibliografía empleada

Biri, Melchiorre & Prats, Carmen (1988) El gran libro de las abejas. Barcelona: Editorial de Vecchi.

Jean Prost, Pierre (2007) Apicultura. Conocimiento de la abeja. Manejo de la colmena. Barcelona: Editorial Mundi Prensa.

Lasanta, Eugenio (2018). Apicultura práctica tradicional y moderna: La esencia en el hexágono. Madrid: Liber Factory.

Robles, Elena & Salvachúa, Carmelo (2012) Iniciación a la apicultura. Tecnología y calendario. Madrid: Editorial Mundi Prensa.

Salvachúa, Carmelo & Robles, Elena (2003) Manual de apicultura práctica. Sector apícola Galego.

Wilson, Noah (2014) La abeja. Una historia natural. Librería Universitaria de Barcelona: Barcelona.

libros de apicultura
libros de apicultura

libros de apicultura