" async>

Modificado por Redacción

abejas muertas en un panal que conserva restos de miel y que no se debe reutilizar la miel de colmenas muertas

Abejas muertas de río en un panal que conserva restos de alimento. Foto: Jordan Schwartz, en Flickr.

Muchos apicultores suelen reutilizar la miel de colmenas muertas para alimentar a otras colonias. Una investigación prueba que es una práctica peligrosa y desaconsejad.

A menudo, una colmena muere dejando miel aparentemente utilizable. Si el apicultor considera que la colonia ha muerto por alguna causa poco peligrosa, es posible que tenga la tentación de reutilizar la miel de esa colmena muerta.

Sin embargo, no parece una buena idea. Una investigación reciente demuestra que esta práctica tiene un impacto notable en el desarrollo de las reinas y, por tanto, de las propias colonias.

El trabajo, publicado por la prestigiosa revista Nature a través del journal Scientific Reports, levanta una alarma que los apicultores harían bien en tener en cuenta: los recursos restantes después de la muerte de una colmena no son seguros para el resto de las familias del apiario.

ÍNDICE DEL ARTÍCULO
1 – Reutilizar la miel de colmenas muertas:
una práctica habitual
2 – Cómo ha sido la investigación
3 – Resultados de la investigación:
peligros de reutilizar la miel de una colmena muerta
4 – Bibliografía empleada

La investigación lleva la firma de Rogan Tokach, Autum Smart y Judy Wu-Sumart, tres científicos del Departamento de Entomología de la Universidad de Nebraska, en Estados Unidos, y es el primer trabajo académico que explora las consecuencias de esta práctica tan habitual en la apicultura.

1 – Reutilizar la miel de colmenas muertas: una práctica habitual

La mayoría de los apicultores lo ha hecho alguna vez. Tras la muerte de una colmena por alguna causa poco preocupante, los recursos que deja la colonia se reutilizan. Pueden ser panales de miel o cuadros con polen o pan de abeja: se utilizan de nuevo para reforzar una colonia débil o armar un núcleo.

A veces, esos panales abandonados van directamente a una colonia cercana que los necesita. Otras, en cambio se almacenan, a la espera de ser utilizados nuevamente, seguramente para alimentar alguna colmena en invierno o para reforzar enjambres de nueva creación.

En general, los apicultores hacen esto cuando saben que la causa de la muerte de la colmena no se ha debido a alguna enfermedad contagiosa, como loque o nosema, por ejemplo. A veces, las colonias mueren por hambre, por frío repentino, por pillaje, por ser zanganeras u otras causas que no parecen demasiado peligrosas.

Por supuesto, todo apicultor sabe que el intercambio de panales entre colmenas es un vector claro de contaminación y contagio de problemas como varroa, nosemosis, escarabajo de la colmena, loque y todo tipo enfermedades víricas.

Pese a ese conocimiento, es muy frecuente intercambiar material de unas colonias vivas a otras. Se hace constantemente para reforzar colmenas que requieren ayuda, para criar reinas, para formar núcleos… Esta práctica de intercambio entre colmenas con buena salud es mucho menos cuestionable, pero los investigadores señalan que también entraña riesgos: “Los residuos de pesticidas en los almacenes de alimentos y en las celdillas de los panales pueden acumularse con el tiempo, aumentando la cantidad y los niveles de ingredientes activos y metabolitos y aumentando el riesgo de efectos de interacción adversos de mezclas químicas y con otros factores estresantes no químicos”. En esta línea, recuerdan que es sabido que “las obreras criadas en panales de cera contaminados con pesticidas muestran una vida útil más corta y una mayor susceptibilidad a parásitos y patógenos”.

panal de abejas procedente de una colmena muerta no se debe reutilizar la miel de colmenas muertas

Panal de una colmena muerta que conserva restos de miel. Foto: Jason Riedy, en Flickr.

Sin embargo, el verdadero riesgo llega cuando se produce la reutilización de material abandonado por una colmena muerta y, curiosamente, apenas se había estudiado el impacto de este manejo en las colmenas.

2 – Cómo ha sido la investigación

Ante esa falta de datos, el equipo de entomólogos de Nebraska ha querido analizar el peligro de esta reutilización y, para ello, ha diseñado una investigación que parte de dos hipótesis. Una predice que las colmenas alimentadas con panales reciclados de otras colonias muertas producirán menos celdas reales y, por tanto, menos reinas que las que no reciban esos panales.

La segunda hipótesis de la investigación dice que las colmenas así alimentadas tendrán menos éxito a la hora de criar nuevas reinas cuando las necesiten.

Para probar estas hipótesis, el equipo de trabajo definió un experimento en el que se crearon dos grupos de colmenas. Uno de los grupos de colmenas se formó con núcleos de cuatro cuadros Langstroth: un panal de cría abierta, otro de cera estampada y dos de miel y polen procedentes de colmenas muertas en una zona contaminada por una planta de etanol.

El otro grupo, considerado de control, se formó con núcleos de idéntica configuración, pero los panales de miel procedían de colmenas muertas en zonas rurales sin contaminar. Todos los núcleos se poblaron con paquetes de unas 3500 abejas y se dejaron huérfanos, sin reinas. Además, fueron tratados contra varroa.

Es importante señalar que los cuadros procedentes de colmenas muertas en zonas de contaminación se habían conservado congelados para evitar que se degradaran los residuos y pesticidas que podían contener.

panales utilizados en el estudio sobre reutilizar la miel de colmenas muertas

Panales utilizados durante el trabajo de campo. Fuente: Tokach, et al.

En total, el experimentó empleó 104 núcleos y estuvo activo entre 2020 y 2022, un total de tres campañas. Durante ese tiempo, el equipo fue tomando nota de la progresión de cada núcleo, contabilizando la cría que tenían en cada momento y analizando su capacidad de producir celdas reales y de lograr reinas fecundada con éxito.

3 – Resultados de la investigación: peligros de reutilizar la miel de una colmena muerta

Finalmente, con todos los números sobre la mesa, los investigadores de Nebraska han podido determinar que la reutilización de la miel y el polen de colmenas muertas tiene un impacto negativo muy notable en la capacidad de las colonias para producir celdas reales y lograr reinas viables.

En concreto, los datos de la investigación prueban que las colmenas que recibieron panales procedentes de colonias muertas en lugares contaminados produjeron significativamente menos reinas viables: solo lograron producir una reina fecundada en el 32,6 por ciento de los casos, mientras que las colonias del grupo de control (miel sin contaminar) lo lograban casi en el 84 por ciento de las ocasiones.

Además, los investigadores señalan que “los recursos de las colonias provenientes de colmenas contaminadas con pesticidas pueden obstaculizar la capacidad de las obreras para criar reinas con éxito, lo que significa que el cambio de reinas natural puede no ser factible en tales casos”. También apuntan en sus conclusiones que “las colonias que recibieron reservas de alimentos contaminados produjeron menos celdas reales en comparación con sus contrapartes de control, y una menor proporción de esas colonias pudieron producir reinas viables y fecundarlas con éxito”.

gráfico del estudio sobre reutilizar la miel de colmenas muertas

Gráfico que indica la proporción de núcleos que lograron producir una reina viable. Izquierda, miel contaminad. Derecha, miel sana. Fuente: Tokach et al.

En cuanto a qué alimento resulta más peligroso, todo apunta al polen. Los científicos explican que “los depósitos de polen contaminados probablemente fueron la fuerza impulsora que condujo a la reducción en la capacidad de cría de reinas, ya que la miel de las colonias contaminadas con pesticidas solo contenía trazas de residuos. Esta discrepancia en las cargas de pesticidas detectadas en el polen almacenado frente a la miel probablemente se deba a las diferencias en su método de recolección porque las pecoreadoras deben consumir el néctar contaminado y probablemente no regresan a la colmena, sino que mueren o se dañan durante la recolección, a diferencia del polen que se no es ingerido por las pecoreadoras, sino que lo colocan sobre sus patas y lo llevan de regreso a la colmena” donde se almacena.

En resumen, los investigadores constatan que “la práctica de reutilizar los recursos de las colonias muertas puede tener efectos perjudiciales para las colonias”. Por tanto, aconsejan a los apicultores “abstenerse de reutilizar recursos de colmenas muertas si se sospecha que la colonia murió debido a pesticidas o hasta que se haya realizado una necropsia en la colonia”. Igualmente, indican que los recursos de las colonias que se considere que han muerto por pesticidas deben eliminarse y no reciclarse en colonias activas. Además, los apicultores deben considerar la rotación de los panales de cera para eliminar los pesticidas acumulados que se encuentran en la cera y los recursos, especialmente aquellos destinados a la cría de reinas”.

¿Y tú? ¿Reutilizas el material de tus colmenas muertas? ¿Cómo lo tratas? Cuéntanoslo en los comentarios.

imagen promocional boletín newsletter apicultura y miel

Apúntate a nuestra newsletter y no te pierdas nada

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo toda la información sobre
la apicultura y que no se te escape nada.
             ¡Es gratis! 

4 – Bibliografía empleada

Jean Prost, Pierre (2007) Apicultura. Conocimiento de la abeja. Manejo de la colmena. Barcelona: Editorial Mundi Prensa.

Robles, Elena & Salvachúa, Carmelo (2012) Iniciación a la apicultura. Tecnología y calendario. Madrid: Editorial Mundi Prensa.

Salvachúa, Carmelo & Robles, Elena (2003) Manual de apicultura práctica. Sector apícola Galego.

Tokach, R., Smart, A. & Wu-Smart, J. (2023) Re-using food resources from failed honey bee (Apis mellifera L.) colonies and their impact on colony queen rearing capacity. Sci Rep 13, 18127 https://www.nature.com/articles/s41598-023-44037-2#citeas

libros de apicultura

libros de apicultura

libros de apicultura