" async>

Modificado por Redacción

colmenas para cazar enjambres con abejas llegando a lapiquera

Enjambre llegando a una colmena trampa.

Todo apicultor debe saber cómo atrapar enjambres. En este artículo te enseñamos cómo han de ser las colmenas para cazar enjambres para ser eficaces.

Los enjambres son uno de los manejos más problemáticos de la apicultura. Ningún apicultor los desea, porque sus colmena pierden fuerza y las cosechas se resienten. Por eso, todos tratan de evitar su marcha, pero ¿a quién no le gusta atrapar uno?

Entre los que inevitablemente salen de las colmenas propias y alguno que llega del campo o de otros apiarios, todos los apicultores tienen que atrapar más de un enjambre cada temporada. Eso hace que sea frecuente la colocación de trampas para atrapar enjambres y cada uno tiene sus propias técnicas de captura.

Sin embargo, el respetado investigador Thomas D. Seely ha dedicado años de observación para averiguar cómo deben ser las colmenas para cazar enjambres perfectas. Lo explicó en su libro ‘The lives of bees’ y también en el prestigioso blog ‘The bee listener’, donde a menudo firma como estrella invitada. En este artículo te contamos cómo dice Seely que debe ser la colmena idónea para atrapar enjambres.

ÍNDICE DEL ARTÍCULO
1 – Cómo deben ser las colmenas
para cazar enjambres
2 – En qué lugares colocar los cazaenjambres
3 – Productos atrayentes o cazaenjambres
4 – Bibliografia empleada

1 – Cómo deben ser las colmenas para cazar enjambres

En sus libros ‘Honey Bee Democracy’ y ‘The lives of the bees’, Thomas D. Seely explica cómo es el proceso mediante el cual las abejas de un futuro enjambre buscan un lugar donde instalarse. Sus muchos años de observación y comparación científica le han permitido comprender ese trabajo de exploración, selección y decisión.

Esta tarea de Seely no se ha limitado a la observación en el campo. También ha llevado a cabo infinidad de pruebas con todo tipo de dispositivos o trampas cazaenjambres. Al final ha sido capaz de llegar a unas conclusiones muy claras que son especialmente útiles para los apicultores.

Por un lado, son nociones que permiten entender mejor cómo deben ser las colmenas. Por ejemplo, sus datos muestran cómo las abejas buscan aislamientos muy espesos, lo que hace que en las colmenas comerciales puedan sufrir demasiado frío.

Además, permiten a los apicultores trabajar con materiales más eficaces en la captura de enjambres. Así, las colmenas para cazar enjambres deben seguir estas pautas:

  • Volumen del habitáculo. Los trabajos de Seeley han logrado demostrar que las abejas tienen preferencia por los habitáculos de más de 25 litros de capacidad. Si son más pequeños, es probable que acaben por abandonarlos y el enjambre se vaya a un lugar que le convenza más. Curiosamente, no parece que haya un volumen máximo: a las abejas no les importa que el lugar sea muy grande, pero sí es un problema que sea demasiado pequeño.

Abejas dentro de un tronco

Enjambre dentro de un tronco. Foto: Future Tree Health.

  • Orificio de entrada. Seeley dice que los enjambres muestran preferencia por cavidades naturales que solo tienen una entrada. Y, además, que no sea muy grande: no más de 20 cm2 de superficie. Es decir, lugares con accesos fáciles de defender, poco visibles para los posibles depredadores y cerrados como para evitar que se escape el calor de la colmena.
  • Elevación sobre el nivel del suelo. En la naturaleza, a las abejas no les gustan los habitáculos muy cercanos al suelo. Saben que eso facilita el acceso de invasores, como roedores, reptiles u hormigas, y que también hace que sean vulnerables a inundaciones y humedades. Por eso, buscan lugares que se ubican a varios metros de altura o, al menos, a una distancia prudencial del piso.
  • Panales viejos. Las abejas exploradoras utilizan mucho el olfato para buscar nuevos alojamientos. Por eso, se sienten atraídas por los lugares que emiten olores familiares. Seeley ha confirmado que las colmenas que tienen panales viejos, ya utilizados, sean naturales o comerciales, atraen más a las obreras.
  • Varios panales. En las cajas cazaenjambres, Seeley coloca varios panales (cinco o seis). Unos de cera estirada, ya utilizada y olorosa, otros con láminas estampadas. Las abejas apreciarán esta cantidad de trabajo adelantado y se inclinarán más por esas cajas que por las que están vacías o solo tienen un cuadro o dos.

Con estos sencillos consejos, Seeley asegura que se mejora notablemente la eficacia de las colmenas para cazar enjambres.

A estas ideas, Juan Ramón Luis-Yagüe y Juan Carlos Salceda, en su libro ‘Los enjambres. Captura, control y manejo, añaden otros consejos:

  • Colmenas secas y limpias. Las cajas cazaenjambres deben estar muy limpias y secas por dentro. A las abejas no les gustan los lugares sucios o húmedos. No es raro ver a las obreras limpiar las cajas antes de llegue el enjambre.
  • Piquera con orientación al mediodía. Estos autores consideran que la orientación correcta de las cajas es con la piquera o entrada mirando al mediodía (sur en el hemisferio norte y viceversa).

2 – En qué lugares colocar los cazaenjambres

Sin embargo, no basta con saber cómo han de ser las colmenas para cazar enjambres. También es muy importante elegir bien el lugar donde se colocan estas trampas. Los apicultores se dan cuenta rápidamente de que no todas las ubicaciones son correctas, pero nadie sabe cuál es la mejor. Lo que sí sabemos es que los lugares que eligen las abejas tienen puntos en común. Son estos.

  • Proximidades de los apiarios. Uno de los lugares más evidentes para colocar trampas para capturar enjambre es cerca de un apiario. Por eso, los apicultores suelen situar colmenas o cajas portanúcleos alrededor de sus colmenas en previsión de que sala algún enjambre.
  • Cercanía a fuentes de alimento. Las exploradoras tienen en cuenta la presencia de alimento en la zona cuando buscan una nueva vivienda para el enjambre. Tener cerca el trabajo parece un criterio importante en su selección. Por este motivo, es interesante colocar colmenas para cazar enjambres en lugares de mucha floración o con gran presencia de flujo de néctar.

colmenas para cazar enjambres abandonadas en la maleza

Los apiarios abandonados suelen atraer a los enjambres.

 

  • Pasillos de vuelo. Los apicultores saben que las abejas utilizan determinadas zonas para volar hacia las fuentes de alimento. Son pasillos o ventanas de vuelo que les permiten orientarse y viajar rápidamente hacia las zonas de pecoreo. Una buena idea es colocar las colmenas cazaenjambres siguiendo esas rutas.
  • Cercanía al agua. Las exploradoras nunca van a elegir ubicaciones que estén muy distantes del agua. Siempre tratarán de que el enjambre se instale en un lugar que les permita abastecerse con facilidad.
  • A resguardo de los vientos. Es muy raro encontrar enjambres instalados en lugares batidos por el viento. Las obreras rehúyen esos puntos en los que el viento incomoda su trabajo o puede ser una amenaza para la colmena.
  • Sombra o media sombra. Igualmente, en su exploración, las abejas desecharán los lugares demasiado expuestos al sol. Es más probable que se ubiquen en puntos en sombra o media sombra, para combatir así el calor extremo en verano.

Con todas estas orientaciones, resulta más fácil elegir los lugares en los que colocar las colmenas para cazar enjambres y que tengan éxito en su tarea de capturar alguno.

3 – Productos atrayentes o cazaenjambres

A igual que hacen muchísimos apicultores, Thomas Seeley también remata su trabajo con algún producto atrayente para seducir a las exploradoras y guiarlas hacia la colmena trampa. En su caso, explica que prefiere utilizar feromona real.

Se trata de unos pequeños tubos que contienen un líquido infusionado con feromona real, extraída de la mandíbula de reinas fértiles. Ese olor funciona como un imán para las abejas, con lo que aumenta las posibilidades de que elijan la colmena trampa que tiene estas feromonas.

También hay quien prefiere recurrir a productos como los cazaenjambres en espray o en gel. Incluso hay experimentos recientes para probar la eficacia de estos cebos. Un científico griego ha demostrado que funcionan mejor los geles.

lote de productos cazaenjambres

Grupo de productos cazaenjambres. Foto: Apícola RJ.

En los últimos años, los cazaenjambres se comercializan también en forma de toallitas impregnadas en esencias capaces de atraer a las abejas con muy buenos resultados.

Y, finalmente, los apicultores más clásicos recurren a métodos más antiguos, como barnizar el interior de la colmena con una mezcla de propóleo y alcohol, que deja una capa de própolis sobre las paredes que resulta muy atractiva. También se utilizan diversas plantas de olor cítrico frotadas sobre las paredes de la caja e, incluso, miel.

La llegada del enjambre

Una vez “cebada” la trampa, solo hay que esperar. Las exploradoras empezarán a observar la caja. Volarán a su alrededor, evaluarán el lugar en el que está, la cercanía al agua y al néctar, la estanqueidad, el tamaño de la entrada… Poco a poco se animarán a entrar y volarán o caminarán dentro, calculando de alguna forma el tamaño y capacidad del habitáculo…

colmenas para cazar enjambres atrapando un enjambre

Un enjambre, entrando a una colmena. Foto: Rainer Stropek, en Flickr.

El apicultor empezará a ver cierto tránsito de abejas en la piquera de la colmena trampa. A veces pueden ser simples pilladoras atraídas por el olor de la cera vieja o algún resto de miel. Sin embargo, en algún momento empezará a ver obreras que se quedan más tiempo y que incluso empiezan a limpiar la caja, sacando al exterior cualquier basura que puedan encontrar dentro. Es un síntoma claro de que un enjambre está al llegar.

Y, por fin, cuando en ese tráfico de abejas se detecta la entrada de obreras con polen en sus patas, entonces ya no hay duda: el enjambre está dentro y se puede retirar la caja trampa. Si el enjambre lleva poco tiempo instalado (unas horas), se puede mover a una ubicación cercana. En cambio, si lleva ya varios días instalado en la colmena trampa, es mejor llevárselo a una distancia superior a tres kilómetros para evitar que las pecoreadoras vuelvan a ese punto donde se habían instalado.

Así, con colmenas para cazar enjambres adecuadas, y sabiendo elegir la ubicación y los atrayentes, resulta mucho más fácil capturar enjambres.

imagen promocional boletín newsletter apicultura y miel

Apúntate a nuestra newsletter y no te pierdas nada

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo toda la información sobre
la apicultura y que no se te escape nada.
  ¡Es gratis! 

4 – Bibliografía empleada

Biri, Melchiorre & Prats, Carmen (1988) El gran libro de las abejas. Barcelona: Editorial de Vecchi.

Jean Prost, Pierre (2007) Apicultura. Conocimiento de la abeja. Manejo de la colmena. Barcelona: Editorial Mundi Prensa.

Lasanta, Eugenio (2018). Apicultura práctica tradicional y moderna: La esencia en el hexágono. Madrid: Liber Factory.

Luis Yagüe, José Ramón y Saceda, Juan Carlos (2002) Los enjambres. Captura, control y manejo. Barcelona: Montagud.

Rangel, J., Griffin, S.R. & Seeley, T.D. (2010).  An oligarchy of nest-site scouts triggers a honeybee swarm’s departure from the hive. Behav Ecol Sociobiol 64. 979–987 https://doi.org/10.1007/s00265-010-0913-4

Robles, Elena & Salvachúa, Carmelo (2012) Iniciación a la apicultura. Tecnología y calendario. Madrid: Editorial Mundi Prensa.

Salvachúa, Carmelo & Robles, Elena (2003) Manual de apicultura práctica. Sector apícola Galego.

Seeley, T. (2019) The lives of bees. Princeton: Princeton University Press.

Seeley, T. (2010) Honeybee democracy. Princeton: Princeton University Press.

Libros para saber más sobre apicultura

libros de apicultura

libros de apicultura

libros de apicultura