Modificado por Redacción

como marcar las colmenas con un marcador a fuego

Marcador a fuego de la firma Anel.

Cambia la normativa para marcar colmenas. A partir de ahora, el material debe ir identificado con el número de explotación. Te contamos cómo deberás marcar tus cajas y cuáles son los mejores sistemas para identificar y marcar colmenas.

El pasado 2 de enero entró en vigor una nueva normativa de identificación del ganado en España. Y, como no podía ser de otra forma, afecta a la apicultura, en concreto, a la forma en que se marcan las colmenas para que se sepa quién es su propietario.

La normativa, que ya es de aplicación, se aprobó con el Real Decreto 787/2023, del 17 de octubre del año pasado, que establece nuevas “disposiciones para regular el sistema de trazabilidad, identificación y registro de determinadas especies de animales terrestres en cautividad”.

En este artículo descubrirás cómo se deben marcar en adelante las colmenas para que esté claro quién es su propietario. Y también te contamos de qué forma puedes identificar tu material para que esa identificación sea bien visible, resulte más duradera y, en muchos casos, aporte más seguridad frente a robos y otras agresiones.  Sigue leyendo.

ÍNDICE DEL ARTÍCULO
1 – Nueva normativa para marcar colmenas
2 – Cómo marcar las colmenas
3 – Sistemas antirrobo y de detección
de colmenas
4 – Bibliografía empleada

Hasta ahora, en España, las colmenas se marcaban utilizando un código que cada apicultor recibía de la administración. Es una especie de matrícula compuesta por letras y números. Por ejemplo, en el caso de Madrid, un número de dos cifras, las letras que identifican a la provincia (M, para Madrid) y otro número que distingue al apicultor. Así, un apicultor de Madrid podía tener, por ejemplo, el código 79M7. Sin embargo, esta forma de marcar las colmenas ya no servirá en adelante.

1 – Nueva normativa para marcar colmenas

El Real Decreto 787/2023 regula la forma en que se deben identificar todos los “animales terrestres en cautividad” en España. Se trata, sobre todo, de garantizar la identificación unívoca de cada animal y, al tiempo, mejorar su trazabilidad: la capacidad de recuperar la información sobre sus movimientos, cambios de mano, tratamientos médicos, etc.

En este escenario, como ganadería que es, la apicultura también debe acogerse a estos cambios. Y lo que dice la nueva norma es que los “titulares de las explotaciones apícolas deberán identificar cada colmena con el código de la explotación, en un sitio visible y de forma legible, mediante una marca indeleble”.

Ese código de explotación es el conocido como REGA, o Registro de Explotación Ganadera, que, para el caso de la apicultura, se compone de los siguientes elementos:

  • Las letras ES, que identifican a España.
  • El numeral de cada provincia (dos dígitos). Por ejemplo, para el caso de Madrid, el 28.
  • Tres dígitos que identificarán al municipio. Si se trata de Madrid capital, 0796.
  • Siete números que serán la distinción de cada explotación en su municipio.

Es decir, un código de una explotación en el municipio de Madrid quedaría de la siguiente forma: ES-28-0796-0000123.

Como es puede apreciar, el código será ahora más largo, incluirá más información y se construirá de igual forma para todas las comunidades autónomas, uniformizando así la identificación de cada animal o colmena.

Para evitar que una colmena tenga que llevar tantos números, la normativa autorizar a eliminar los cuatro ceros que componen el número de identificación de la explotación.

colmenas marcadas a mano

Colmenas con códigos escritos a mano, en Aragón. Foto: Henar Lanchas, en Flickr.

Cómo será la marca de cada caja

El decreto establece que la marca deberá colocarse en un sitio visible, de forma que se lea bien, sin que nada obstaculice esa lectura, y de manera que no se pueda borrar: debe ser indeleble.

Marcas antiguas o de otros propietarios

Si las colmenas ya están marcadas en el momento de entrar en vigor esta normativa, se conservará la identificación antigua y no será necesario añadir nada. Se consideran correctamente marcadas a efectos legales.

Cuándo se debe marcar la colmena

La normativa que entra en vigor explicita que la marca de cada apicultor se añadirá a la colmena en el momento en que se incorporan a la explotación. Es decir, al comprarlas y poblarlas.

Sin embargo, hay un matiz de gran importancia. Si se compra una colmena procedente de otra explotación, sus marcas de origen no se borrarán, sino que se conservarán y se añadirán las propias del comprador. Esta excepción tiene un sentido claro: mantener la trazabilidad para conocer, en todo momento, el historial de la colmena. Esta idea responde al principio rector de la normativa, que pretende preservar esa trazabilidad.
De esta forma, en cada cambio de manos de una colmena se irán incorporando los códigos de los sucesivos propietarios.

colmenas layens marcadas sin saber como marcar las colmenas

Colmenas marcadas en un lateral, poco visible.

Cambios en el libro de registro

El Real Decreto también introduce un cambio en el manejo del libro de registro de las explotaciones apícolas. Ahora, señala que este libro “deberá estar a disposición de la autoridad competente de la comunidad autónoma donde esté registrada la explotación y de aquellas otras comunidades autónomas donde las colmenas circulen o se asienten por razones de trashumancia u otras y especialmente en los casos en que, ante una situación de alerta sanitaria, se haga necesario introducir medidas, principalmente, en lo que al movimiento de colmenas se refiere”.

También se modifica la obligatoriedad de llevar una vez al año el libro a la oficina competente para el censo de colmenas. Bastará con una actualización telemática, también anual, que hará el propio apicultor por internet. Esa actualización deberá quedar hecha antes del 1 de marzo de cada año, teniendo en cuenta el número de colonias existentes a 31 de diciembre del año anterior.

2 – Cómo marcar las colmenas

La necesidad de marcar correctamente las colmenas ha hecho que los apicultores desarrollen diferentes métodos de marcar las colmenas, buscando siempre que sean marcas legibles y difíciles de modificar o eliminar.

El marcado no solo responde a una exigencia administrativa. También es una forma de luchar contra el robo de colmenas, una práctica cada vez más habitual. Al señalar las cajas de una forma difícil de eliminar, se dificulta a los ladrones su empleo.

Para marcar las colmenas, hay diferentes sistemas:

  • Pintura. Muchos apicultores han optado por pintar sus códigos sobre las colmenas. Pueden hacerlo escribiendo cada letra y número por separado, con pintura o algún tipo de rotulador que marque bien. También es muy habitual utilizar plantillas de lettering que permiten pintar con espray o pintura. El problema de la pintura es que, con las inclemencias meteorológicas se deteriora y es necesario retocarla. Además, es fácil de eliminar con lija u otro método abrasivo. [Lee aquí cómo pintar tus colmenas].
  • Chapas o placas atornilladas. Un método bastante utilizado es grabar placas metálicas, de metacrilato o pvc con el número. A su vez, estas placas o chapas se atornillan a la colmena. Es un sistema rápido que garantiza la legibilidad y resiste mejor la intemperie, pero resulta fácil de eliminar en caso de robo.
  • Fresado. Una forma menos frecuente, pero muy eficaz, es fresar el número en la madera. Con alguna herramienta de fresado de madera, se graba el código, de tal forma que, para eliminarlo, será necesario cubrirlo con alguna masilla. Es un sistema efectivo, pero mucho más lento y laborioso.
  • Marcas a fuego. Quizá el sistema más seguro sea el marcado a fuego. Para ello, se utilizan moldes metálicos de la numeración que, al ponerse al rojo vivo al fuego, permiten grabar la madera de forma muy profunda. Para hacerlo más fácilmente, se ofrecen en el mercado marcadores especialmente pensados para la apicultura. El único inconveniente que presenta este sistema es que no resulta muy recomendable con las colmenas de materiales plásticos o de poliestireno. Tampoco permite marcar portanúcleos de cartón. A cambio, se puede utilizar cómodamente para marcar panales de madera, aumentando así la seguridad contra robos, puesto que, a menudo, lo que se roban son los cuadros, dejando atrás la caja marcada.

marcador de colmenas para como las colmenas a fuego

Marcador de colmenas a fuego. De la Tienda del Apicultor.

Cómo marcar las colmenas

A la hora de hacer las marcas, hay que tener en cuenta estos consejos básicos:

  • En las paredes. Las marcas deben ir en las paredes de las cajas, preferentemente en el frontal, aunque se pueden marcar más lados. Letras y números deben quedar bien escritos, de forma que se lean sin problemas.
  • Las tapas. Poner las marcas en las tapas puede ser un problema, porque, a veces, las tapas se rompen o se deterioran más con las inclemencias del tiempo. Si se van a marcar las tapas, es necesario hacerlo también con las cajas
  • Los panales. Como se ha explicado, para luchar mejor contra el robo, es conveniente también marcar los cuadros. Así, si los ladrones se los llevan dejando las cajas, se pueden reconocer más adelante.

 

3 – Sistemas antirrobo y de detección de colmenas

Para mejorar la identificación y la protección contra los robos, algunos fabricantes de materiales para la apicultura están introduciendo marcas digitales para las colmenas. Son una manera sencilla de distinguir cada colonia y, al tiempo, protegerla de los hurtos.

Es el caso de Anel, el fabricante griego de materiales apícolas, que ofrece una pequeña chapa que lleva en su interior un chip de identificación. Ese chip se puede leer desde una aplicación instalada en un teléfono móvil, con lo que, además de identificar cada colmena, permite almacenar y utilizar la información de su gestión.

Otra forma muy completa de antirrobo son las ya habituales básculas inteligentes para colmenas. Este tipo de equipos forman parte de la nueva generación de materiales de apicultura de precisión, que están introduciéndola inteligencia artificial y otras técnicas en los apiarios.

En el caso de las balanzas, cuando los sensores detectan una súbita pérdida de peso, como podría pasar con un robo, se lanza una alerta.

Sin necesidad de equipos tan sofisticados, otros fabricantes proponen antirrobos basados en el posicionamiento por satélite, GPS. Estos equipos, colocados discretamente en las colmenas, informan en todo momento de su posición, con lo que es posible seguirlas en caso de robo.

Dispositivo para marcar las colmenas con gps

Antirrobo GPS de la firma Bee2Beep.

Algunos de estos sistemas GPS son muy discretos y casi invisibles: se insertan en un panal, con lo que los ladrones no advierten su presencia y se los llevan incluso cuando no roban la caja, solo los cuadros.

Como ves, la importancia de identificar correctamente cada colmena es cada vez mayor. Con la nueva normativa, deberás marcar las colmenas de otra forma, pero, además, ten en cuenta que esa marca te ayudará a proteger tus abejas.

imagen promocional boletín newsletter apicultura y miel

Apúntate a nuestra newsletter y no te pierdas nada

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo toda la información sobre
la apicultura y que no se te escape nada.
             ¡Es gratis! 

4 – Bibliografía empleada

Biri, Melchiorre & Prats, Carmen (1988) El gran libro de las abejas. Barcelona: Editorial de Vecchi.

BOE (3 de noviembre de 2023). Real Decreto 787/2023, de 17 de octubre, por el que se dictan disposiciones para regular el sistema de trazabilidad, identificación y registro de determinadas especies de animales terrestres en cautividad.
https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2023-22499

Jean Prost, Pierre (2007) Apicultura. Conocimiento de la abeja. Manejo de la colmena. Barcelona: Editorial Mundi Prensa.

Lasanta, Eugenio (2018). Apicultura práctica tradicional y moderna: La esencia en el hexágono. Madrid: Liber Factory.

Robles, Elena & Salvachúa, Carmelo (2012) Iniciación a la apicultura. Tecnología y calendario. Madrid: Editorial Mundi Prensa.

Salvachúa, Carmelo & Robles, Elena (2003) Manual de apicultura práctica. Sector apícola Galego.

Wilson, Noah (2014) La abeja. Una historia natural. Librería Universitaria de Barcelona: Barcelona.

libros de apicultura

libros de apicultura

libros de apicultura