" async>

Modificado por Redacción

tarros de miel con el nuevo etiquetado de la miel

Tarros de miel en un comercio de Francia. Foto: Frédéric Bisson, en Flickr.

El Consejo de Europa y el Parlamento Europeo hacen suya la propuesta de los 27 para que las etiquetas de la miel indiquen si está mezclada y de qué países procede la mezcla.

Primero fue el Consejo de Ministros de Agricultura de los 27, que, bajo presidencia española, se puso de acuerdo el pasado 11 de diciembre para modificar el etiquetado de la miel. Decidieron que, en adelante, las etiquetas deben indicar si la miel que contiene el envase es producto de la mezcla de varias mieles de países diferentes. Y, si es así, en qué proporción hay miel de cada país.

Y, ahora, el Consejo de Europa, ya bajo presidencia belga, y el Parlamento Europeo han hecho suya esta iniciativa. Ambas instituciones alcanzaron el pasado 30 de enero un acuerdo provisional sobre tres directivas que regulan los productos alimenticios básicos del desayuno: miel, mermeladas y zumos de frutas. Son las llamadas “directivas desayuno” y tienen como objetivo mejorar la información al consumidor sobre el origen, la composición y la calidad de estos productos.

Miel: más transparencia y lucha contra el fraude

En el caso de la miel, el acuerdo establece que, cuando una miel sea el resultado de mezcla de otras procedentes de más de un país, las naciones de origen deberán indicarse en el etiquetado en orden descendente, en función del peso.

Además, se indicará el porcentaje que cada país representa en la mezcla. Los Estados miembros podrán decidir que la obligación de indicar el porcentaje en el etiquetado solo se aplique a las cuatro mayores participaciones, siempre que representen más de la mitad del peso de la mezcla.

Para garantizar la flexibilidad, en el caso de envases de menos de 30 gramos, los nombres de los países de origen podrán reemplazarse por un código ISO de dos letras.

En principio, estos cambios afectarán a todos aquellos productores que tengan más de 150 colmenas. Es decir, aquellos que son considerados profesionales.

El acuerdo también prevé la creación de una plataforma de expertos que apoyará a la Comisión Europea en el desarrollo de métodos para detectar la adulteración de la miel y reforzar los controles. Esto ayudará a combatir el fraude alimentario, un problema que afecta gravemente al sector apícola.

tarros de miel con el nuevo etiquetado de la miel

Miel a la venta en un mercado de Bruselas. Foto: Magnus Franklin, en Flickr.

Para David Clarinval, viceprimer ministro de Bélgica y ministro de Trabajadores Autónomos, Pequeña y Mediana Empresa y Agricultura, “las normas de comercialización garantizan que los alimentos que consumimos son de alta calidad. El acuerdo que hemos alcanzado hoy sobre estas normas revisadas permitirá a los consumidores elegir con conocimiento de causa los alimentos que consumen y ayudará a combatir el fraude alimentario”.

El etiquetado, una demanda histórica del sector apícola

Estos cambios en el etiquetado de la miel son parte de una reclamación histórica del sector apícola europeo, uno de los más fuertes del mundo, pero también de los más afectados por los fraudes y la circulación de mieles de baja calidad.

Los apicultores de la Unión Europea llevan años reclamando que las etiquetas de la miel incluyan información clara sobre su procedencia. Consideran que es la mejor forma de luchar contra la invasión de mieles de mala calidad o directamente falsas que proceden de países como China. También esperan que sirva para combatir prácticas igualmente fraudulentas, como la llamada triangulación de la miel, que permite introducir en la UE mieles no europeas “disfrazadas” de mieles locales.

Con todo, los cambios no son suficientes para un sector que se enfrenta a enormes problemas de falsificación y adulteración. Por eso, los apicultores reclaman otras medidas, que, en España, son defendidas por la plataforma Etiquetado Claro Ya:

– Prohibición del calentamiento de mieles. Etiquetado Claro Ya insta a las autoridades a requerir que las etiquetas indiquen si la miel ha sido calentada a más de 45º o si ha sido microfiltrada para eliminar el polen inherente a la miel. Las mieles sometidas a estos procesos deberían ser etiquetadas como “edulcorante industrial”.
-Resonancia magnética nuclear. El sector solicita la implementación de sistemas de control de calidad más modernos, como la resonancia magnética nuclear, que permite detectar fraudes de manera más eficaz.
-Medidas antidumping. Se busca penalizar a los países que vendan mieles en la UE a precios inferiores al coste de producción.

Zumo de frutas: más opciones para los consumidores

Además de la miel, otros productos entran en estas “directivas desayuno”. Uno de ellos es el zumo de frutas.
Para reflejar la creciente demanda de productos con menos azúcar, el acuerdo provisional prevé la adición de tres nuevas categorías de zumos de frutas: “zumo de frutas con bajo contenido en azúcar“, “zumo de frutas con bajo contenido en azúcar a partir de concentrado” y “zumo de frutas concentrado con bajo contenido en azúcar”.

Además, los operadores podrán utilizar la etiqueta “los zumos de frutas contienen únicamente azúcares naturalmente presentes“. Esto garantizará que los consumidores estén mejor informados sobre los productos que consumen.

El Consejo y el Parlamento Europeo acordaron también aumentar el contenido mínimo de fruta en las mermeladas y las extra-mermeladas (100 gramos más por kilogramo para las mermeladas, y 50 gramos más por kilogramo para las extra mermeladas). Este aumento en el contenido de fruta ayudará a reducir la cantidad de azúcar en las mermeladas, lo que permitirá a los consumidores tomar decisiones más saludables.

apicultor llenando un tarro de miel, ahora que las abejas producen menos miel

Apicultor llenando un tarro de miel. Foto: Agencia Brasilia, en Flickr.

imagen promocional boletín newsletter apicultura y miel

Apúntate a nuestra newsletter
y no te pierdas nada

Suscríbete a nuestro boletín y recibe en tu correo toda la información sobre
la apicultura y que no se te escape nada.     ¡Es gratis! 

libros de apicultura

libros de apicultura

libros de apicultura