Modificado por Redacción

una abeja, bajo el microscopio, en una investigación financiada por plan de ayudas para la investigación apícola

Imagen de una investigación apícola. Foto: UNDP.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación pone a disposición del sector apícola español 519464 euros. Con ese dinero, la apicultura española recibe ayudas para la investigación apícola.

 

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) de España ha convocado las ayudas para proyectos de investigación en el sector apícola correspondientes al ejercicio 2024.

Desde este 21 de marzo, y en un plazo de 20 días hábiles, los interesados podrán solicitar estas ayudas, que cuentan con un presupuesto de 519.564 euros, procedentes de la Intervención Sectorial Apícola recogida en el Plan estratégico de la Política Agraria Común (PePac).

El Boletín Oficial del Estado publica este miércoles, 20 de marzo, un extracto de la resolución del Fondo Español de Garantía Agraria, FEGA, en el que se explica que la cuantía máxima de las ayudas es de 300.000 euros por proyecto susceptible de ser subvencionado y convocatoria, siempre para proyectos de tres años de duración. Para los que duran dos años, el máximo es de 200.000 euros, mientras que, para los proyectos de un solo año, el tope son 100.000 euros.

traje de apicultor oz armour

Desde el MAPA explican que “la investigación aplicada y la innovación se presentan como una de las estrategias más eficaces para mejorar la competitividad y la rentabilidad del sector apícola, con un impacto directo sobre la economía de las empresas que la aplican al contribuir a reducir el coste de producción e incrementar el valor añadido de manera directa”.

Objetivo de las ayudas para la investigación apícola

Así, el objetivo de estas ayudas para la investigación apícola es contribuir a la puesta en marcha y el desarrollo de proyectos que sirvan para mejorar el conocimiento de la apicultura, el manejo de las abejas, los sistemas de producción y los de comercialización de los productos apícolas.

Con este dinero, se espera impulsar investigaciones que, a medio plazo, reviertan en un crecimiento del sector de la apicultura en España, formando mejor a los apicultores y ofreciendo a las explotaciones y empresas más recursos de conocimiento y tecnología. En definitiva, modernizar el ámbito apícola.

¿Quién puede optar a estas subvenciones?

El MAPA explica que a estas ayudas se pueden presentar proyectos impulsados tanto por las asociaciones del sector apícola, como por organismos o centros de investigación especializados en apicultura o sus derivados.

Así, pueden solicitar las ayudas para la investigación apícola:

  • Entidades asociativas: Estas pueden ser, por ejemplo, cooperativas agrarias y de apicultores, sociedades agrarias de transformación, ADS (agrupaciones de defensa sanitaria) y, en general, cualquier tipo de combinación de estas figuras.
  • Centros de investigación: Se tendrán en cuenta solicitudes de centros públicos de investigación y desarrollo (I+D), centros públicos y privados de I+D sin ánimo de lucro o centros tecnológicos (entre otros). Siempre han de estar vinculados a la apicultura o a los productos apícolas.

Para solicitar las ayudas para la investigación apícola, el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación ofrece en su web los modelos y formularios correspondientes.

La PAC apícola: así son las ayudas europeas

Estos fondos para impulsar la investigación en el sector apícola proceden de la Política Agraria Común europea. Como se sabe, la última configuración de la PAC entró en vigor en enero de 2023 y actualmente, tras las protestas que ha llevado a cabo la agricultura de varios países europeos, se está revisando parcialmente.

En el capítulo dedicado a la apicultura, esta PAC reserva para España 19,1 millones anuales hasta 2027, un 70 por ciento más de lo que se estaba entregando con el anterior Plan Nacional Apícola, que, a su vez, se financia con estos fondos. Esta cantidad se divide en 9,5 millones que llegan directamente de Europa, 4,9 millones que pone el Estado español y el resto, procedente de las aportaciones de las comunidades autónomas. Es lo que se conoce como cofinanciación.

Con ese dinero, nuestro país puede subvencionar a los apicultores y, como en este caso, a las líneas de investigación apícola. Además, se tienen en cuenta las condiciones especiales del sector apícola español, con lo que se priman las ayudas para:

  • Los factores climáticos (frío y calor extremos).
  • Elevados costes de producción y bajo retorno económico.
  • Factores sanitarios (varroa) y ecológicos (vespa velutina y abejaruco).

Por otra parte, y de acuerdo a toda la orientación de tinte conservacionista de esta política europea, para optar a estas ayudas es necesario cumplir con el objetivo 6 de la PAC, que habla de la protección de la diversidad y de los ecosistemas. En este sentido, los apicultores juegan un papel crucial.

Con todo, la Intervención Sectorial Apícola consta 9 líneas de actuación que se despliegan en 38 medidas. Con ellas, el Gobierno quiere “apoyar a los apicultores en la lucha contra las agresiones de las colmenas, la realización de inversiones, la asistencia técnica y capacitación del personal, la adaptación al cambio climático, los retos sanitarios, la investigación, la mejora de la calidad y la comercialización de la miel y los productos apícolas”.

Si quieres saber más sobre la PAC en la apicultura y conocer mejor estas líneas y medidas, no te pierdas el reportaje que le dedicamos cuando entró en vigor. De esa legislación surgen estas ayudas para la investigación apícola que ahora se convocan.

libros de apicultura

libros de apicultura

libros de apicultura